Katherine ‘Katie’ Bouman se hizo conocida por su colaboración en la hazaña que fue la toma de la primera fotografía real de un agujero negro. Luego de años de arduo trabajo, el equipo del Event Horizon Telescope (EHT) obtuvo los resultados que esperaba en la forma de una poco nítida pero hermosa imagen de lo que sería un hoyo negro.

Después del anuncio de la foto, tomada el 10 de abril de 2019, el mundo de la ciencia entró en un claro revuelo. Pero, de entre los más de 200 investigadores que participaron en la investigación, una se destacó entre la multitud: Katie Bouman.

A través de una fotografía cándida tomada al momento del descubrimiento, Bouman pasó a convertirse en el rostro del descubrimiento. Todo ya que su alegría por la imagen conseguida –que se reflejaba en su computadora– fue compartida tanto por sus redes sociales como por las de la Universidad de Harvard.

katie bouman junto a la fotografía del agujero negro.
Crédito: Katherine Bouman. Vía Facebook.

Como resultado, según reporta Sarah Mervosh para The New York Times, la imagen rápidamente se volvió viral en la web y se comenzó a ver a Bouman como la representante principal del estudio. Ahora, aunque ella no fue la única responsable de tal descubrimiento, sí tuvo un rol crucial que marcó su participación en el proyecto. Acá te contaremos todo lo que necesitas saber de ella.

Los inicios de Katie Bouman

Katherine Louise Bouman nació en West Lafayette, Indiana en 1989. Al igual que su padre, que es profesor de ingeniería eléctrica e informática y de ingeniería biomédica en la Universidad de Purdue, Katie mostró un temprano interés por la ciencia y, especialmente, por la astrofísica.

Ya en su tiempo escolar, en los años de bachillerato empezaría a demostrar su vena de investigadora, al participar en un proyecto de la Universidad de Purdue. Seguidamente, luego de su graduación del West Lafayette Junior-Senior High en 2007, Bouman ingresó a la Universidad de Míchigan.

En el 2011, se graduaría de allí como summa cum laude en la carrera de Ingeniería Eléctrica. Poco después ingresaría al Instituto de California de Tecnología (MIT, por sus siglas en inglés) donde obtuvo seguidamente su maestría y su doctorado (una en el 2013 y el otro en el 2017); ambos en Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación.

Un año antes de su graduación, Katie Bouman dio una charla TED titulada “¿Cómo fotografías un agujero negro”. En ella, aunque la hazaña estaba lejos de estar completa, la científica habló sobre un programa que había ayudado a diseñar (llamado CHIRP (Continuous High-resolution Image Reconstruction), con el que existía la posibilidad de captar la primera imagen real de un hoyo negro.

Un esfuerzo de equipo

Poco después de su graduación, tras la que fue galardonada con el Premio Ernst Guillemin, por su tesis, Bouman se unió al equipo del Event Horizon Telescope Imaging como becaria postdoctoral. Desde entonces, más de 200 personas –entre ellas, al menos 40 científicas– trabajaron activamente en el proceso de recopilación, organización y análisis de datos para entrenar al programa que estaría encargado de “tomar la fotografía” y luego generar la representación visual de ella.

Primera foto de un agujero negro.
Crédito: Event Horizon Telescope,

El resultado fue la ya conocida imagen del agujero negro Messier 87 (M87*), de la galaxia de Virgo, a unos 55 millones de años luz de la Tierra. Todo gracias a la combinación de los datos e imágenes captados por 8 radiotelescopios alrededor del mundo, situados en la Antártida, Chile, España, Estados Unidos y México.

El proyecto estuvo bajo el mando del astrónomo del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, Shep Doeleman, quien ofreció un reconocimiento a casi todos los integrantes del esfuerzo a través de una publicación en sus redes sociales.

La gente detrás de la imagen del agujero negro. Aquí están (casi) todos los héroes del @ ehtelescope. (De nuestra última reunión de colaboración en Nijmegen, noviembre de 2018.)

La participación de Bouman le ganó un lugar destacado en el proyecto para fotografiar un agujero negro

Como bien mencionamos, Katie Bouman había mencionado el tópico sobre cómo fotografiar un agujero negro desde antes de ingresar al proyecto del EHT. Por lo que, no es extraño que terminara en una posición de liderazgo para la realización del código que terminó tomando la afamada foto.

Según los investigadores, para su investigación en particular no se utilizó en algoritmo CHIRP. Sin embargo, Bouman igualmente tuvo una participación destacada en los grupos que se crearon para mapear información, comparar y revisar las imágenes que se crearon con el programa que recopiló fotos y datos de la galaxia de forma ininterrumpida por 10 días en abril de 2017.

katie bouman, la mujer que fotografió por primera vez un agujero negro.
Vía caltech.edu

Malentendidos y polémica

Entonces… si fue un esfuerzo conjunto, ¿por qué se ha relacionado a Katie Bouman tan estrechamente con la imagen tomada del agujero negro? Todo tiene que ver con dos cosas. En un principio, su rol en el desarrollo del algoritmo que ayudó a procesar la fotografía fue vital. Y, en segundo lugar, el revuelo que causó su foto en redes sociales ayudó a cimentar en la mente colectiva que Bouman era la principal participante de la investigación.

La investigadora rápidamente comunicó a través de sus redes sociales que:

Esta imagen no se creó gracias a un solo algoritmo ni a una sola persona. Se necesitó del extraordinario talento de un equipo de científicos de todo el mundo”.

Asimismo, afirmó que se sentía muy afortunada por haber podido trabajar con el apoyo de todos sus colegas y que el reconocimiento por el logro debería ser grupal. En efecto, desde entonces se han hecho más esfuerzos por dar más lugar al resto de los investigadores que participaron en el proyecto. Pero no se ha perdido la oportunidad de tener a Bouman como una nueva representante y modelo a seguir para las mujeres en mundo STEM.

Katie Bouman, ¿nuevo rostro para las mujeres en STEM?

Por supuesto, al igual que otras investigadoras que también participaron en el estudio como la profesora de astronomía y astrofísica, Feryal Ozel, o la especialista en instrumentación astronómica, Sandra Bustamante, entre otras. Ahora, Bouman podría tener siempre un lugar especial en nuestra memoria debido a sus particulares contribuciones.

Es claro que Katie Bouman no fue la única persona en participar en la toma de la foto del agujero negro. Pero gracias a su colaboración en el desarrollo del código se han hecho incluso paralelismos entre ella y otras grandes mujeres de la historia de la ciencia como Margaret Hamilton, la programadora que llevó al hombre a la Luna.

Margaret Hamilton, la mujer que llevó al hombre a la Luna.

Incluso en la actualidad, el bien sabido que la presencia femenina en el mundo de la ciencia y la tecnología suele ser ignorada. Por lo que, el contar con nuevos modelos a seguir para las siguientes generaciones, como en este caso lo es Bouman, puede ser de gran utilidad para ofrecer un panorama más inclusivo.

Escribir un comentario