Casi siempre que nos vacunan, el personal nos advierte que podemos experimentar ciertos síntomas como fiebre y dolor. Algo similar ha ocurrido durante la administración de las vacunas contra COVID-19, sin embargo, muchas mujeres han empezado a reportar irregularidades en su ciclo menstrual después de recibir la inyección. ¿Hay un vínculo entre ellos?

Pues bien, la respuesta aún no está clara, pero la evidencia sugiere que sí, aunque no necesariamente se trate de efectos graves ni duraderos. Esto es lo que se sabe hasta ahora.

Dudas latentes sobre los efectos de la vacuna contra COVID-19 sobre la menstruación

Las vacunas contra COVID-19 se han estado administrando en humanos desde hace poco tiempo y bajo un esquema de uso de emergencia, por lo que, al igual que con el coronavirus para el que están diseñadas, no sería demasiado sorprendente esperar nuevos detalles sobre su impacto.

Hasta ahora, se han documentado varios efectos adversos asociados a la vacuna contra COVID-19, pero poco se ha hablado sobre su potencial de alterar el ciclo menstrual. ¿Puede aumentar el flujo durante la menstruación? ¿Los episodios de coagulación podrían estar relacionados? ¿Puede desaparecerla? De ser así, ¿son estos efectos permanentes o solo a corto plazo? Y, más importante aún, ¿pueden afectar la fertilidad femenina?

Para responder a ello, primero es necesario evaluar la evidencia. Quizás el tema habría pasado desapercibido si muchas mujeres no hubiesen decidido reportar sus síntomas. Y aunque aún la documentación oficial al respecto es escasa, algunos profesionales de la salud han decidido darle importancia dentro de las redes.

Reportes de menstruación irregular tras la vacuna contra COVID-19 en las redes sociales

Mujer en edad reproductivo experimentando síntomas por su ciclo menstrual.

Como ejemplo, la Dra. Kate Clancy, antropóloga médica, que compartió en su cuenta de Twitter su experiencia. Después de recibir la vacuna contra COVID-19 de Moderna, experimentó una menstruación inusualmente intensa. Su publicación motivó a muchas otras mujeres a contar historias similares.

El efecto no parece limitarse a las mujeres en edad reproductiva. Los reportes también incluyen varias mujeres posmenopáusicas y hombres trans, que reportaron un sangrado después de la inyección.

Asimismo, la matrona del Hospital Universitario Virgen de las Nieves en España, Laura Cámara, que compartió también su testimonio y el de otras colegas. Pese a que no fueron graves, destacó la falta de interés del personal médico por indagar en el posible vínculo entre la vacuna contra COVID-19 y las irregularidades del ciclo menstrual.

Un vínculo potencial

Bien sabemos que la práctica científica amerita seguimiento de protocolos y desapego a los sesgos, pero si lo analizamos un poco, no es ilógico pensar en una relación. Ya sabemos que la menstruación puede verse afectada por una amplia variedad de factores internos y externos; por tanto, el vínculo no necesariamente implicaría cambios nocivos ni a largo plazo.

Para empezar, dentro de todo nuestro cuerpo se distribuyen una variedad y gran cantidad de células inmunitarias que se encargan, la mayoría de las veces, de protegernos. El revestimiento del útero también las tiene, y estas intervienen en su formación, mantenimiento y descomposición a lo largo de ciclo menstrual.

Ilustración del útero.

Ahora hablemos del objetivo de una vacuna en general: generar una respuesta inmunitaria sólida y específica para prevenir la enfermedad por un patógeno en particular. Una vez dentro de nuestro cuerpo, esta genera muchas señales químicas que involucran a las células inmunitarias, lo que podría incluir las del revestimiento del útero.

Como explicó la Dra. Victoria Male, inmunóloga reproductiva del Imperial College de Londres, a la BBC, esta respuesta podría hacer que el revestimiento del útero se desprenda y de lugar a manchas o períodos antes de lo esperado.

A ello sumamos el hecho de otras vacunas, como las diseñadas contra la gripe y el VPH, pueden afectar el ciclo menstrual temporalmente. Sin embargo, hasta el momento, los efectos no han trascendido a largo plazo.

Será necesario investigar más de cerca el vínculo entre la vacuna contra COVID-19 e irregularidades en el ciclo menstrual

Son muchas las preguntas que pueden plantearse respecto a los posibles efectos de la vacuna contra COVID-19 sobre la menstruación. Pero dar respuesta a ellas amerita un análisis minucioso de los datos, y sobre todo, interés científico y gubernamental por investigar este presunto vínculo.

Sin embargo, hasta el día de hoy, los esfuerzos no han sido tan visibles; esto a pesar de que las mujeres parecen estar más propensas que los hombres a experimentar efectos adversos graves tras la vacunación.

Mano con guante médico sosteniendo frasco con vacuna contra COVID-19.

En este sentido, podemos mencionar la encuesta convocada por Clancy y su ex colega, la Dra. Katharine Lee, para documentar la experiencia de las personas, así como el proyecto EVA iniciado por Laura Baena, profesora ayudante doctora en el Departamento de Enfermería de la Universidad de Granada.

Aunque los casos trombocitopenia son aún pequeños y los beneficios de la vacuna contra COVID-19 siguen superando los riesgos, es necesario recordar que el ciclo menstrual constituye una parte importante en la vida de una mujer, tenga o no intenciones de convertirse en madre.

Por lo tanto, el esclarecimiento de estos posibles efectos, así como sus consecuencias, debería figurar entre las prioridades científicas actuales. Además, esto podría ayudar a reforzar la confianza del público hacia las vacunas.

Referencias:

Thrombosis after covid-19 vaccination. https://www.bmj.com/content/373/bmj.n958/rr-2

Covid vaccine: Period changes could be a short-term side effect. https://www.bbc.com/news/health-56901353

Escribir un comentario