La actual no es la primera vez que la NASA clama haber detectado trazas de metano en Marte. De hecho, desde que la misión con Curiosity pisó el suelo marciano, el rover homónimo ha detectado al menos seis veces la presencia del gas en el ambiente.

Ahora, lo que hace diferente a la situación es que, por primera vez, se podría haber identificado el punto de origen de tales emisiones de metano. Uno que, por obra de la buena fortuna, se encuentra particularmente cerca del cráter que examina Curiosity. Por lo que, con ese mismo rover, la NASA podría dar un paso más allá y ubicar la sospechosa fuente de metano marciano.

La investigación que nos ha dado tan esperada respuesta se publicó recientemente en la revista científica Research Square. Para su realización, se contó con el trabajo de los investigadores Yangcheng Luo, Michael Mischna, John Lin, Benjamin Fasoli, Xiang Cai y Yuk Yung.

El descubrimiento del Curiosity

El rover de la NASA, Curiosity, aterrizó en el cráter Gale de Marte en el 2012. Desde entonces, ha recolectado datos y tomado fotografías de la superficie marciana para que podamos estudiarla y aprender de ella desde la Tierra.

Entre sus registros, como ya mencionamos, se encontró con seis momentos esparcidos en casi una década durante los que se ubicó una leve nube de metano cuya cantidad se podría comparar con un ‘eructo’ alienígena.

Ahora, a pesar de sus bajas concentraciones, el descubrimiento igualmente logró llamar la atención. Todo ya que las emisiones de metano en Marte no son muy comunes o fáciles de detectar y, si el Curiosity puede determinar su fuente, es seguro que terminaríamos por aprender mucho más sobre nuestro gran vecino rojo.

¿Cómo supo la NASA de dónde viene el metano encontrado en Marte?

over Curiosity de la NASA sobre Marte.
Crédito: NASA/JPL-CALTECH/MSSS

Finalmente, un reciente estudio de los investigadores del Instituto de Tecnología de California (Caltech), podría darnos la anhelada respuesta. Para ello, los científicos analizaron cada uno de los seis registros de ‘eructos alienígenas’ y triangularon su posible punto de origen tomando en cuenta tanto la velocidad a la que se movía cada paquete de metano y la dirección en la que apuntaba el viento.

Curiosa coincidencia

Al final, la NASA logró señalar varias zonas desde las que Marte podría haber emitido el metano. Curiosamente, una de ellas se encuentra apenas a pocas docenas de millas de donde actualmente el rover Curiosity realiza sus investigaciones.

[Los datos] apuntan a una región de emisión activa al oeste y suroeste del rover Curiosity en el suelo del cráter noroeste”, detallaron los investigadores.

Ello implica que los científicos de la NASA podrían redireccionar el rover que ya está en Marte para que se acerque a la presunta fuente de metano. De ese modo, podríamos posiblemente determinar qué tipo de origen tiene (biológico o no) y qué procesos hacen que se lo libere al ambiente.

¿Qué nos dice el estudio del origen del metano en Marte?

Si tuviera un origen biológico, el descubrimiento se convertiría en la primera y esperada prueba de la existencia de algún tipo de vida en el planeta. Por ahora, esa opción sigue siendo poco probable. Pero, eso no hace el descubrimiento del metano en Marte menos interesante para la NASA.

De hecho, rastrear el origen de las pequeñas emisiones igual podría apuntar a procesos geológicos que están estrechamente relacionados con la existencia de agua líquida en el planeta. Un descubrimiento que también marcaría un antes y un después en lo que conocemos de Marte y sobre fue, es o sería posible que prosperara la vida en él.

Lo anterior cobra una gran importancia incluso en el presente ya que se sabe que los rastros de metano solo se mantienen detectables durante 330 años. Luego de ese tiempo, la radiación solar los destruye por completo. En consecuencia, los ‘eructos’ detectados por el Curiosity podrían llevar a la NASA a una fuente de metano aún activa en Marte.

Referencia:

Mars Methane Sources in Northwestern Gale Crater Inferred from Back-Trajectory Modeling: DOI: 10.21203/rs.3.rs-569847/v1

Escribir un comentario