El Alzheimer es una de las enfermedades progresivas más comunes en adultos en mayores. Incluso, estudios han demostrado que puede empezar a desarrollarse en el cerebro 20 años antes de que aparezcan los primeros síntomas. Es por ello que, muchos científicos se han dado a la tarea de investigar cómo podemos detectarla e intentar retrasar su avance.  

En ese sentido, un grupo de investigadores llevaron a cabo un experimento, con una duración de 365 días, en el que evaluaron los hábitos de conducción de 139 adultos mayores de 65 años y su relación con el mal de Alzheimer. Para ello usaron dispositivos de localización GPS (Sistema de Posicionamiento Global), un método no invasivo y poco costoso.

Personas con Alzheimer preclínico tienden a conducir más despacio

Antes del ensayo, los analistas ya habían practicado pruebas médicas (análisis del líquido cefalorraquídeo y la tomografía por emisión de positrones) a los participantes para detectar quienes presentaban síntomas de este trastorno mental. De esa forma, podrían cotejar la sintomatología con la manera de conducir.

En efecto, obtuvieron que la mitad de los participantes ya tenían Alzheimer preclínico. Como era de esperar, sus hábitos de conducción eran muy distintos en comparación con los otros participantes sanos. Específicamente, las personas con Alzheimer preclínico mostraron una forma de conducción más lenta, cuidaban mucho los cambios de dirección, registraron menos viajes nocturnos y en general menor kilometraje. Al considerar esa situación, la autora principal del artículo, Sayeh Bayat, dijo:

La forma en que las personas se mueven en su entorno cotidiano, desde los lugares que visitan hasta la forma en que conducen, puede decirnos mucho sobre su salud”.

Un método poco invasivo y de gran precisión

Con los datos de conducción por GPS y la edad de los participantes, los investigadores pudieron diseñar un modelo –con un 86% de precisión– que podría predecir la posibilidad de que alguien pudiera tener Alzheimer preclínico.

Ese método se complementó con los resultados de una prueba genética para el Alzhéimer conocida como genotipo de la apolipoproteína E (APOE), aumentando la precisión en un 4% más. Lo que significa que la combinación de estos tres factores convierte al modelo en un método no invasivo y con un 90% de precisión.  

Más estudios

Si bien los resultados obtenidos son bastante alentadores, se necesitan más estudios y mucho más tiempo para estudiar la relación entre los hábitos de conducción de los adultos mayores y la enfermedad de Alzheimer preclínica.

No obstante, esta investigación supone un método para detectar el Alzheimer a un bajo costo, poco invasivo, pero sobre todo una vía para afrontar esta enfermedad en su etapa más temprana.

Referencia

Cómo tu manera de conducir puede revelar signos tempranos de alzhéimer. https://www.bbc.com/mundo/noticias-57822651

Escribir un comentario