Indiscutiblemente, la pandemia ocasionada por el COVID-19 ha marcado un antes y un después en nuestras vidas. Ahora, que muchas personas se han vacunado y han logrado la inmunidad ante el coronavirus, ¿qué pasará con nuestras vidas? ¿Adoptaremos algunas costumbres adquiridas durante el confinamiento? Solo el tiempo nos dará la respuesta.

Por el momento, solo estamos seguros de algo y es que la pandemia ha cambiado la forma de trabajar y las preferencias de viviendas de las personas. Así lo demuestra un trabajo de grado llevado a cabo por Marjolein Bons, quien expone que trabajar desde casa ha fomentado el deseo por una vida más ecológica donde la tranquilidad, privacidad, el espacio y el entorno natural predominen.

“Mientras escribía mi tesis, me quedé atrapado en mi habitación de estudiante. Descubrí que mis propias preferencias de vivienda también cambiaron”, señala Bons.

Mayor contacto con la naturaleza

Casa con una fachada llena de plantas
Vía: Pixabay

Para conocer cómo la pandemia ha afectado las preferencias de vida de las personas, Bons aplicó una encuesta a 1458 (muestra representativa) propietarios registrados en la plataforma Nieuwbouw Nederland.

Como resultado obtuvo que, las personas desean contar con una vivienda que tenga espacios que les permitan contemplar el verde de la calle, el jardín y acercarlos lo más posible a la naturaleza. De hecho, un 50.8% de los encuestados manifestó deseo por un acceso más fácil a la naturaleza, mientras que un 30.9% anhela vivir en un entorno más verde.

Adicional a ello, también manifestaron la necesidad de contar con una habitación adicional. Un espacio donde puedan realizar ciertas actividades sin entorpecer otras tareas o perturbar la tranquilad de la casa. Básicamente, buscan una casa menos grande y más funcional.

Las preferencias de vivienda han cambiado en los habitantes urbanos

Normalmente, las personas que viven en zonas urbanas están acostumbradas el ruido de la ciudad y todo lo que esta implica. No obstante, Bons evidencia que a raíz de la pandemia esto ha cambiado. Un 48% de los encuestados (habitantes urbanos) indicó que sus preferencias de vivienda han cambiado. Ahora, aquellos que tienen pareja e hijos, desean vivir en zonas distantes de la ciudad y de su trabajo para mayor comodidad y tranquilidad.

Al inicio nos planteábamos si tras la pandemia, ¿adoptaríamos alguna costumbre adquirida durante el confinamiento? En este caso, los encuestados indicaron que el cambio en sus preferencias de vida sería duradero. Por tanto, esperan que la modalidad de trabajar desde casa se mantenga.

Probablemente, ese deseo responda a los cambios ambientales que se vivieron durante el confinamiento y que generaron en las personas mayor bienestar emocional y anhelo por una vida más ecológica.

Referencia

Working from home increases desire for green living. https://phys.org/news/2021-07-home-desire-green.html

Escribir un comentario