Un comité de expertos recomendó recientemente a la Organización Mundial de la Saud (OMS) asumir su papel de liderazgo y gestionar los esfuerzos por regular la edición del genoma.

Los expertos creen necesario que la agencia ayude a los gobiernos del mundo a coordinar la regulación de esta tecnología para próximas investigaciones. Sin embargo, se mantiene en contra de su implementación temprana en embriones humanos destinados a la implantación como ocurrió en el pasado.

El escándalo detrás de la solicitud de regulación de la edición del genoma

El comité asesor se formó luego de que surgiera la polémica noticia de que un científico chino había aplicados las tijeras genéticas CRISPR para alterar el genoma de de dos embriones que nacieron exitosamente.

La tecnología del edición genética es prometedora, pero relativamente inmadura y conlleva una cantidad de implicaciones éticas que ha dificultado su implementación a gran escala. Pero tras el logro del biofísico He Jiankui, anteriormente en la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur en Shenzhen, China, fue más que evidente la necesidad de empezar a regular este campo para establecer límites prudentes en su aplicación.

En contra de la implementación en embriones humanos de implantación

En vista de ello, en 2019, los asesores de la OMS recomendaron crear un registro de estudios clínicos sobre edición de genoma en humanos; sin embargo, advirtieron que era demasiado pronto para proceder con aplicaciones este tipo en la línea germinal como lo había hecho He.

Micrografía de luz de un embrión humano poco después de la fertilización.
Micrografía de un embrión humano poco después de la fertilización. Crédito: KH Kjeldsen/SPL

Sin embargo, la agencia global tenía suficiente poder como para delimitar las prácticas de investigación específicas. Para ello, es necesario que la regulación de cada país establezca sus moratorias para así definir el camino de los estudios (inevitables) de edición genética de la línea germinal.

A pesar de ello, en septiembre de 2020, otro comité asesor con representantes de diez países reiteró la posición planteada en el año anterior. Convocado por la Academia Nacional de Medicina de EE.UU., la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. y la Royal Society del Reino Unido, el grupo de expertos concluyó que las tijeras genéticas aún no está lista para usarse en embriones humanos.

Vigilancia continua de los avances en edición genómica para actualizar la regulación de manera oportuna

La opinión actual no difiere de la anterior. Los asesores de la OMS se mantienen en contra de la implementación de la edición del genoma y, en su lugar, alientan la aceleración de la regulación de otras técnicas prometedoras.

Por ejemplo, la inserción de genes completos en el genoma que ha arrojado resultados también positivos en un entorno regulatorio más claro. Y es que varios países, incluidos Reino Unido y Estados Unidos, ya han delimitado los aspectos legales de los ensayos de terapia génica y los medicamentos.

El debate también abordó la alta probabilidad de que el desarrollo de la edición genómica resulte demasiado costosa para poder llegar a quienes más la necesitan. Como ejemplo la anemia de células falciformes, un trastorno frecuente en África subsahariana para el que esta tecnología ha dado resultados favorables.

Asimismo, los asesores recomendaron a la agencia crear un grupo de trabajo para evaluar las implicaciones que tendrán las nuevas tecnologías emergentes. Será necesario que la OMS evalúe periódicamente el avance de estas técnicas y que, en función de ello, promueva la actualización de las regulaciones correspondientes.

Referencia:

WHO should lead on genome-editing policy, advisers say. https://www.nature.com/articles/d41586-021-01922-y

Escribir un comentario