Un equipo de científicos de la NASA descubrió un sistema de agua muy peculiar debajo de la densa plataforma de hielo de la Antártida, y en el proceso, un par de lagos subglaciales.

Sin embargo, estos no han permanecido inmóviles a lo largo del tiempo; al contrario, el rastreo durante 17 años reveló ciclos de llenado y drenaje que han avivado aún más la curiosidad por lo que ocurre en las profundidades.

Lagos subglaciales en la Antártida

La Antártida tiene una capa de hielo con un espesor promedio de 2,2 kilómetros que reposa sobre un lecho de roca. Pese a su imponencia y hermeticidad, esta experimenta derretimientos frecuentes que producen grandes volúmenes de agua subglacial que se acumula en lagos y acuíferos subglaciales.

Los científicos están al tanto de ello pero, en general, los detalles de este ciclo de agua son prácticamente desconocidos debido al difícil acceso. Por fortuna, las mediciones satelitales han permitido el monitoreo de la plataforma de hielo y observar los cambios desde la distancia.

Y es que, a medida que los lagos se drenan y se llenan, la capa de hielo antártica sube y baja, lo cual sí es captado por los satélites. Gracias a ello, los científicos han logrado hacerse una idea de lo que pasa en las profundidades.

Un sistema de agua interconectado debajo de la capa de hielo antártica

En medio de este misterio, las estimaciones realizadas hasta ahora apuntan a la existencia de más de 130 lagos subglaciales en la Antártida. Y a propósito de ello, las mediciones realizadas desde el año 2003 muestran cambios sustanciales en la altura de la superficie del hielo, tal y como sugiere la premisa anterior.

Se cree que estos se deben al drenaje y llenado de los lagos subglaciales activos en las profundidades; con “activos” nos referimos a que el agua que los componen se mueve de un depósito a otro, formando un sistema subglacial interconectado. Puede que este intercambio continuo sea la razón por la que varían las tasas de flujo de hielo.

“No es sólo la capa de hielo de lo que estamos hablando”, dijo en un comunicado Matthew Siegfried, geofísico de la Escuela de Minas de Colorado y líder del nuevo estudio. “Realmente estamos hablando de un sistema de agua que está conectado a todo el sistema de la Tierra”.

Registro de nuevos lagos debajo de la plataforma de hielo de la Antártida

En este nuevo trabajo, los investigadores usaron los datos de ICESat, CryoSat-2 e ICESat-2 para rastrear los cambios experimentados por este sistema de lagos subglaciales de la Antártida. El período de estudio abarcó desde octubre de 2003 hasta julio de 2020, en pleno desarrollo de la pandemia.

Las áreas de enfoque fueron el límite entre las corrientes de hielo Mercer y Whillans en la Antártida occidental; la corriente de hielo inferior de MacAyeal, también en la Antártida occidental; y el glaciar Academy superior en la Antártida oriental. Todas ellas tienen buena cobertura satelital y lagos activos ya documentados lo que les proporcionaría más datos.

El rastreo reveló dos nuevos lagos en el límite de Mercer y Whillans: el lago subglacial inferior de Conway y el lago subglacial inferior de Mercer. Además, lo que se pensaba que era un lago debajo de la corriente de hielo inferior de MacAyeal resultó ser dos.

Un sistema de lagos subglaciales que se drenan y llenan cada cierto tiempo en la Antártida

A lo largo del período de estudio, los nuevos lagos de la Antártida experimentaron cambios importantes. Por ejemplo, los de la corriente de hielo Mercer y Whillans están sufriendo su tercer drenaje en los últimos 17 años.

Por otro lado, todo los lagos debajo de la corriente de hielo MacAyeal muestran sus propios patrones de llenado y drenaje. El más progundo pasó cuatro veces por este ciclo, y cada uno de sus pasos tardó aproximadamente un año en completarse. El otro lago se drenó entre 2014 y 2015, y en la actualidad se encuentra en proceso de llenado. El tercero se drenó entre 2016 y 2017. Y, por último, los lagos debajo del glaciar Academy se drenaron entre 2009 y 2018.

Con tan poco acceso, este estudio no hace más que aumentar la curiosidad respecto a este misterioso sistema de agua debajo de la Antártida. Lo que parece ser cierto es que esta dinámica subglacial está vinculada con el océano, por lo que las próximas investigaciones probablemente intenten comprender cómo.

Referencia:

Illuminating active subglacial lake processes with ICESat-2 laser altimetry. https://agupubs.onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1029/2020GL091089

Escribir un comentario