El mes de julio inició con el paso de Elsa, el primer huracán de la temporada de 2021 en el Océano Atlántico, por las islas del Mar Caribe. Los registros indican que se convirtió en la tormenta más fuerte en la región desde el huracán Emily en 2005. Y aunque su llegada no resultó tan catastrófica, destaca también por el hecho de haberse formado mucho antes de lo esperado.

Cuando Elsa alcanzó la velocidad de 85 mph la semana pasada, sorprendió a los meteorólogos. Su formación fue temprana dentro de los pronósticos de la temporada de huracanes, lo que ha llevado a muchos a preguntarse si es algo que continuaremos viendo de ahora en adelante.

Elsa, un huracán temprano que presagia una temporada activa

Elsa se convirtió en un huracán al sur del Trópico de Cáncer en el Océano Atlántico, algo que ha generado preocupación entre algunos investigadores. En realidad se trata de algo peculiar; la formación de huracanes en esta área antes del 1 de agosto solo ha ocurrido seis veces en la historia, al menos hasta donde la ciencia ha registrado.

Y lejos de ser solo una peculiaridad muy acorde con este movido 2021, podría ser una señal de advertencia. En cada una de las temporadas en las que ocurrió algo similar, el Centro Nacional de Huracanes ha clasificado el año como “hiperactivo” en cuanto a estos fenómenos.

Phil Klotzbach, investigador principal de la Universidad del Estado de Colorado, dijo que “en general, la actividad de los huracanes en el Atlántico al comienzo de la temporada tiene muy poca correlación con la actividad general de los huracanes en el Atlántico”. Sin embargo, cuando la actividad inicia en los trópicos, como en este año, “suele ser un presagio de una temporada muy activa”.

La semana pasada, la Universidad del Estado de Colorado actualizó sus predicciones de la temporada de huracanes de 2021 para incluir más tormentas. En abril, el pronóstico apuntaba a 17 tormentas con nombre y ocho huracanes para este año; sin embargo, la actualización advierte que habrá 20 tormentas con nombre y nueve huracanes el jueves.

La principal región de desarrollo de huracanes

Elsa, que inició como una onda tropical en la costa oeste de África, es un buen ejemplo de ello. Jeff Masters, investigador de huracanes de la Universidad de Yale, explicó que la formación del huracán Elsa ocurrió en un área conocida como la “principal región de desarrollo” en el Atlántico.

Esta área incluye la costa de África y América Central, así como el Mar Caribe. Y tal como indica su nombre, es allí donde comúnmente se forman los huracanes más importantes, de categoría 3 en adelante, aunque esto suele ser ocurrir en los últimos meses de la temporada, entre septiembre y octubre.

“Es preocupante que Elsa se haya formado a principios de la temporada en la principal región de desarrollo”, dijo Masters. Por tanto, el aumento de los pronósticos para este año se debe a que las condiciones se volvieron más propicias para la formación de tormentas.

Condiciones idóneas para la formación de huracanes

Pero, ¿qué incluyen estas condiciones? Más allá del lugar en que se forman, factores como como temperaturas por encima del promedio en el Océano Atlántico, una temporada activa de monzones en África Occidental, así como una baja probabilidad de que El Niño se desarrolle este año podrían estar influyendo en el fenómeno.

A pesar de ello, Masters cree que aún hay algo de tiempo para tomar precauciones antes de que empiece la temporada alta. Hasta ahora, los pronósticos para el Atlántico hasta mediados de julio muestran poca actividad.

Referencia:

The first hurricane of 2021 came early. It could be a sign of what’s to come. https://phys.org/news/2021-07-hurricane-early.html

Escribir un comentario