Un meteorito cayó en el Reino Unido a principios de este año y los científicos se preparan para estudiarlo con expectativas de descubrir detalles sobre el origen de los océanos y la vida en la Tierra.

Hasta ahora, las estimaciones sugieren que la roca espacial data de hace 4,500 millones de años, por lo que coincide con los inicios del Sistema Solar. Ahora, gracias a la financiacón del Consejo de Instalaciones de Ciencia y Tecnología (STFC), la misteriosa roca espacial ha sido clasificada oficialmente, un gran primer paso que conducirá a nuevas investigaciones para reconstruir su historia (y la de nuestro planeta).

Objeto de estudio desde su descubrimiento

El meteorito recibió el nombre de Winchcombe, en honor a la ciudad de Gloucestershire donde aterrizó. Fue rastreado a través de las imágenes y videos capturados por la UK Fireball Alliance (UKFAll), una colaboración conjunta de las redes de cámaras de meteoritos del Reino Unido que incluye la UK Fireball Network, financiada por STFC.

Gracias a ello, los científicos localizaron los fragmentos en la Tierra y los recuperaron rápidamente. Desde entonces, ha sido objeto de estudios para comprender su mineralogía y composición química, así como sus vínculos con el origen de la vida en nuestro planeta.

Clasificación formal: el meteorito Winchcombe es condrita carbonácea

La Sociedad Meteorítica Internacional le ha dado una clasificación formal a meses después de su llegada, y lo reconoce como un tipo extremadamente raro llamado condrita carbonácea. Estas constituyen los materiales extraterrestres más antiguos y primitivos disponibles para estudiar el origen dela vida en la Tierra, y vienen en meteoritos. Además, muestra mucha similitud con Mighei, una referencia a un espécimen de tipo particular, o estándar, de meteorito que se encontró en Ucrania a fines del siglo XIX.

De textura pedregosa, con alto contenido de agua y de materia orgánica, esta peculiar roca destaca por mantenerse sorprendentemente conservada desde la formación de nuestro Sistema Solar. Los investigadores indican que está compuesto por 548 g de piedras pequeñas y polvo.

Una roca espacial rica en materia orgánica y misterios sobre la vida

Los análisis preliminares confirman que el meteorito contiene una amplia gama de material orgánico, lo que sugiere además que podría ayudar a comprender el origen de la vida en la Tierra. Es por esta razón que los científicos han hecho las gestiones necesarias para garantizar su preservación.

“Winchcombe es la primera caída de meteorito que se recupera en el Reino Unido durante 30 años y la primera condrita carbonácea que se recupera en nuestro país”, dijo el Dr. Ashley King, investigador del Reino Unido en Investigación e Innovación (UKRI) Future Leaders Fellow en el Departamento de Ciencias de la Tierra del Museo de Historia Natural.

El meteorito contiene información sobre el origen de la vida en la Tierra

Su caída en la Tierra en realidad constituye un evento sumamente especial considerando las dificultades técnicas y los desafíos en el estudio de meteoritos. No es común que un meteorito de condrita carbonosa caiga en Reino Unido, y que, de paso, se recupere tan rápido y tenga una órbita conocida, como indica el Dr. Luke Daly de la Universidad de Glasgow y codirector de la UKFAll.

Como indicamos al principio, la STFC proporcionó una subvención de urgencia para ayudar en este objetivo tan ambicioso. Con ello, los científicos pudieron comenzar rápidamente la búsqueda de indicios de agua en las muestras, así como de sustancias orgánicas.

Además, la financiación permitió al Museo de Historia Natural obtener las instalaciones de conservación de última generación que ayudarán a conservar tanto el meteorito como su contenido al mínimo costo de contaminación terrestre. Mientras tanto, la pieza recuperada se mantienen en exhibición pública en el Museo de Historia Natural de Londres.

Referencia:

Meteoritical Bulletin Database – The Meteoritical Society. https://www.lpi.usra.edu/meteor/metbull.php

Escribir un comentario