La búsqueda de señales de vida en el espacio se ha sostenido durante décadas. Hasta la fecha, no hemos tenido éxito. Pero al menos hemos desarrollado conocimientos que podrían ayudarnos a alcanzar dicha meta algún día. Entre los más nuevos, se encuentra aquel que relaciona la inclinación de los exoplanetas con su capacidad de generar vida compleja.

A través de una charla dada para la Goldschmidt Geochemistry Conference, se dio a conocer al mundo tal nueva propuesta. Todo detrás de la revisión de la Dra. Stephanie Olson, de la Universidad Purdue, quien dirigió y presentó el estudio.

Los exoplanetas inclinados son más propensos a desarrollar vida compleja

Según los resultados recién presentados por la Dra. Olson y sus colegas, los exoplanetas ligeramente inclinados sobre su eje tienen más posibilidades de dar lugar a la vida compleja. Hasta ahora, se sabía que los exoplanetas con potencial para la vida debían ser parte de la “zona habitable” o “zona de risitos de oro” de su sistema solar.

Es decir, se debían encontrarse a la distancia correcta de su estrella como para que su superficie no fuera ni demasiado fría ni demasiado caliente. De ese modo, se asegura la posibilidad de que tener agua líquida sin que se evapore o congele de inmediato.

Ilustración de la inclinación de un exoplaneta.
Crédito: NASA JPL.

Asismimo, otro punto vital a tomar en cuenta es la capacidad de producir oxígeno atmosférico. La Tierra, en sus primeras etapas, no tenía mucho de él. Sin embargo, según parece, su ligera inclinación pudo ayudar a hacer los procesos más eficientes, lo que se tradujo luego en el desarrollo de formas de vida complejas como las plantas y los animales.

¿Por qué la inclinación hace la diferencia?

El resultado más interesante se produjo cuando modelamos la oblicuidad orbital, en otras palabras, cómo se inclina el planeta cuando gira alrededor de su estrella. Una mayor inclinación aumentó la producción de oxígeno fotosintético en el océano en nuestro modelo, en parte al aumentar la eficiencia con la que se reciclan los ingredientes biológicos. El efecto fue similar a duplicar la cantidad de nutrientes que sustentan la vida”, explicó Megan Barnett

La estudiante de posgrado de la Universidad de Chicago, que participó en el estudio, mencionó además que las inclinaciones planetarias pueden ser bastante notorias. Algo que, además, podría influir en la forma en la que se desarrolla su ambiente.

Por ejemplo, la Tierra tiene una inclinación de 23,5 grados. Por su parte, Mercurio no tiene ningún tipo de inclinación; mientras que Urano se tuerce hasta 98 grados sobre su eje. Cada planeta tiene sus propias condiciones superficiales y atmosféricas.

Exoplanetas ante su estrella, con la posibilidad de desarrollar vida compleja.
Crédito: ESO/M. Kornmesser.

Sabemos bien que gran parte de ellas vienen de la mano con qué tan lejos orbitan de su estrella –lo que determina gran parte de su temperatura y composición–. Ahora, a tal conocimiento se suma la idea de que, dependiendo de su inclinación, un exoplaneta podría desarrollar vida más o menos compleja. Todo dependiendo de su producción de oxígeno.

¿Qué ventaja nos ofrece el nuevo conocimiento?

La conclusión es que los mundos que están modestamente inclinados sobre sus ejes pueden tener más probabilidades de evolucionar la vida compleja. Esto nos ayuda a reducir la búsqueda de vida compleja, tal vez incluso inteligente en el Universo”, añadió la Dra. Olson.

A medida que vamos robusteciendo nuestros conocimientos, obtenemos más herramientas que utilizar durante la exploración espacial. Gracias a ellos, tenemos más oportunidades de identificar y estudiar específicamente los planetas que cumplan con todos los requisitos para poder desarrollar vida compleja.

Por ahora, no se puede asegurar que los hayamos descubierto todos. De hecho, es muy posible que en el futuro descubramos incluso más indicadores con los que descartar candidatos. Pero, al menos en este momento, podemos sumar un ítem a la lista de señales que deberemos buscar si queremos encontrar un exoplaneta en el que realmente exista la posibilidad de que se desarrolle la vida.

Referencia:

Ocean Dynamics and the Oxygenation of Habitable Worlds. 2021 Goldschmidt Geochemistry Conference: https://2021.goldschmidt.info/goldschmidt/2021/meetingapp.cgi/Paper/7332

Escribir un comentario