Daniel Radcliffe demuestra que sí es el “niño que vivió” al contar detalles del truco “más loco” que hizo en su paseo por la franquicia de ‘Harry Potter’, específicamente para ‘El Cáliz de Fuego’.

Para los que no fanáticos de la saga, les resumimos que ‘El Cáliz de Fuego’ fue una de las cintas con más “acción” de toda la franquicia, y, fue la producción que presentó a Robert Pattinson como Cedric Diggory, y estamos seguros que fue lo que lo puso en el mapa.

La trama giraba en torno al peligro Torneo de los Tres Magos, que terminó siendo de los cuatro magos, ya que, por “razones del destino”, el nombre de Harry Potter –también conocido como el niño al que todo lo malo le pasa– fue anunciado por el cáliz de fuego.

Harry Potter se vio obligado a participar en las tres tareas del torneo: recuperar un huevo dorado que estaba custodiado por un dragón, sumergirse en aguas profundas para rescatar a alguien valioso y llegar primero a la Copa de los Tres Magos atravesando un complejo, y tenebroso, laberinto.

Quienes habrán visto la cinta, sabrán como todo termina. Para los que nunca consiguieron a la franquicia emocionante, les contamos que el debut de Pattinson no duró mucho, ya que murió al final.

Aunque los efectos de la cinta fueron impresionantes, Radcliffe reveló en una entrevista con Entertainment Tonight que no todo fue ficción y edición, ya que se involucró en una de las tareas del Torneo de los Tres Magos, y se dispuso a caer desde una altura de 40 pies desde el techo.

“Me dejaron hacer el truco más loco que jamás pude hacer. Fue como una caída de 40 pies sobre un techo. Estaba en un cable, pero estaba propiamente en caída libre. Solo estaba ahí para atraparme al final. Y estaba absolutamente aterrorizado. Para entonces trabajaba mucho con el departamento de especialistas y me decían: ‘Puedes hacer esto. ¿Quieres probar?’ Y dije que sí. Pero luego llegué allí y estaba absolutamente aterrorizado. Esa fue una de las cosas y lo hicimos como dos o tres veces, pero fue para la cuarta película. Desde entonces me di cuenta de que eran circunstancias muy especiales en ese set y nunca más se me permitirá hacer algo así”.

La escena en cuestión involucra a Harry Potter volando en su escoba, huyendo del feroz Colacuerno Húngaro, que rompió su cadena para atrapar a quien se llevaba el huevo de oro. Afortunadamente, al actor no le pasó absolutamente nada, pero, si contamos con que Radcliffe era solo un niño para ese entonces, podemos sin duda asegurar que la profecía se volvió realidad.

Escribir un comentario