A lo largo de los años, múltiples historias de ficción se han adueñados de las pantallas y de la web. Sin embargo, todas han tenido en común un detalle, suelen ser relatos largos y producidos para su publicación como libros, series o películas. Por ello, el caso del escrito “Cat Person” que se hizo viral en 2017, rompió con todos los moldes.

La historia corta, que se termina en poco más de media hora, atrajo la atención de los medios luego de que desatara interminables discusiones en la web. Su autora, Kristen Roupenian aseguró muchas veces que su obra era puramente ficción y que, si bien algunos detalles fueron tomados de sus propias experiencias, la mayor parte del escrito era pura invención.

Ahora, tal idea queda refutada con un reciente escrito realizado por una mujer llamada Alexis Nowicki. Dentro de él, clama ser la chica representada en “Cat Person” y que el hombre va de la mano con la descripción de una expareja que tuvo cuando era más joven.

Sobre “Cat Person”, el relato viral

Para poder entender las similitudes entre el relato “Cat Person” que se hizo viral luego de ser publicado por el New Yorker y la historia de la vida real contada por Nowicki. En el cuento corto, una estudiante universitaria en sus veintes llamada Margot conoce a Robert, un hombre en sus treintas, cuando él asiste a una función en el cine de arte en el que ella trabajaba.

Después de varias rondas de coqueteo en su trabajo y a través de mensajes de texto, Margot y Robert terminan en una cita. Van a otro cine y al final pasan la noche juntos en casa del hombre. Durante todo ese proceso, Margot se debate entre sentirse atraída y repelida por Robert.

Thumbnail de Cat Person, de personas besándose.
Crédito: Elinor Carucci. Vía The New Yorker.

Al final de la noche, está decidida a no verlo más. Luego de no contestar sus mensajes finalmente le dice que no está interesada. Él parece tomarlo bien pero luego de un incómodo casi encuentro en un bar –del cual sus amigos la sacaron como medida de protección– Robert le dejó una retahíla de mensajes cada vez más agresivos que terminaron con una simple palabra ‘whore’, o ‘puta’ en español.

“Cat person” en la vida real

Ahora, cuatro años más tarde, un ensayo realizado para Slate, por Nowicki, la revela como la mujer en la que Margot se inspiró. Según lo que parece, ella tuvo una relación con un hombre 15 años mayor que ella, justo antes de iniciar su vida universitaria.

En efecto, algunas dinámicas entre los dos fueron similares a las del cuento corto debido a la diferencia de edades. Sin embargo, hasta allí Nowicki aún podría haberlo tomado como una coincidencia.

El problema es que había demasiados detalles que se sentían muy específicos y personales como para que fuera simple casualidad. Algo que no solo pensó ella, sino también todos los amigos y conocidos que supieron de su relación con ‘Charles’ –cuyo nombre real se mantuvo oculto por privacidad–.

La primera vez que Nowicki se enteró de la historia “Cat Person” fue durante su explosión viral en el 2017. En ese entonces, ella relata que saldría de ver ‘Call Me By Your Name’ por segunda vez cuando su teléfono se llenó de notificaciones, todas acompañadas con un link a la historia de New Yorker.

Demasiados parecidos con la realidad que no fueron pura coincidencia

En la historia de Roupenian, Margot simplemente tiene demasiadas coincidencias con Nowicki. Inicialmente, vive en la misma ciudad –pero eso no parece tan grave–. El asunto se vuelve más detallado cuando vemos que además asiste a la misma universidad a la que fue Nowicki y que, además, trabajaba en el mismo cine.

Como si fuera poco, las descripciones de Robert como un treintañero “alto, un poco gordo, con un tatuaje en el hombro” van perfectamente de la mano con cómo era ‘Charles’. Lo mismo ocurrió con la descripción de su casa y de los contenidos de ella.

Nowicki, que había mantenido el trato con el hombre a través del paso de los años, le envió la historia para saber si él había tenido que ver con ella. Pero, en realidad, ninguno de los dos había participado activamente en la construcción del relato que se sentía tan familiar.

Pero no todo fue exactamente igual

Algo que destaca Nowicki es que dos puntos claves de la historia, que son la escena de sexo en casa de Robert y sus intercambios finales por texto, no van acordes con su experiencia. La mujer enfatizó que ‘Charles’ nunca había sido más que atento y delicado con ella, algo que también se tradujo a sus mensajes, que nunca tomaron el tono agresivo que se siente en la historia.

¿La conclusión?

En noviembre del año pasado, Nowicki se enteró de que ‘Charles’ había fallecido repentinamente a causa del COVID-19. Poco después, se puso en contacto con ‘David’ –un  pseudónimo para un amigo mutuo de la expareja– para averiguar si había escuchado la noticia, o sino, para hacerle saber.

En ese mismo intercambio, el tema del relato viral “Cat person” hizo su aparición otra vez. Fue entonces cuando Nowicki finalmente descubrió que Roupenian sí conocía a ‘Charles’ y que, por ende, la historia sí pudo estar basada en su relación de pareja.

Luego de contactar a Roupenian, Nowicki recibió una respuesta de ella en la que aclaró que conoció a ‘Charles’ pero que él nunca dio demasiados detalles sobre su relación. Según la escritora, solo se enteró de que había tenido una relación con una mujer mucho más joven y que luego había encontrado información sobre ella en redes sociales.

Comentó que ahora entiende que debió haber sido más cuidadosa y cambiar detalles importantes, como la ciudad en la que vivía Margot. Sin embargo, siguió aclarando que la mayor parte de la historia vino de su imaginación y experiencias personales.

Nowicki terminó su escrito reflexionando sobre cómo “Cat Person” ha hecho viral una historia de ficción que, en parte para ella, fue real y parte de su vida. Pero, que, a diferencia del resto del mundo, ella tiene y tendrá en su memoria detalles del relato que cambian por completo la memoria de Robert/‘Charles’ y cómo se lo podría recordar.

Extra: ¿por qué “Cat Person”?

Mujer con muchos gatos.
Vía lemonade.com

En el relato, Margot y Robert coquetean al principio haciendo bromas sobre un gato que ella tuvo en su infancia y sobre un par que él tenía en la actualidad. Sin embargo, a medida que la historia avanza, la muchacha sospecha que el treintañero mintió sobre los gatos (aunque igual no llega a imaginarse por qué o para qué).

Por su parte, Nowicki vivió algo similar con ‘Charles’, pero la diferencia está en que él sí tenía un gato, igual que ella. Otro pequeño trozo de información que separa a la realidad de la ficción. Pero… ¿lo hace lo suficiente?

Escribir un comentario