Cada vez más estudios confirman el impacto nocivo del cambio climático sobre la salud de las personas. Por ejemplo, un nuevo artículo publicado en Lancet Planetary Health revela que, cada año, se registran más de 5 millones de muertes humanas debido a temperaturas extremas de calor o frío en todo el mundo.

El trabajo, realizado a lo largo de 20 años, involucró a decenas de científicos y presagia que la tendencia seguirá en aumento bajo los estímulos del cambio climático que atraviesa nuestro planeta.

Casi dos décadas de datos meteorológicos y de mortalidad

Los investigadores recopilaron una variedad de datos meteorológicos y de mortalidad humana registrados en 750 ubicaciones de 43 países entre los años 2000 y 2019. Su análisis reveló un aumento de 0,26 grados centígrados (°C) por década, lo cual, de cierta forma, confirma las advertencias de calentamiento global reportadas en los últimos años.

Al igual que otros estudios, este encontró un vínculo estrecho entre las temperaturas extremas y las muertes humanas. Los resultados muestran que 9,4 por ciento de los decesos que ocurren a nivel mundial anualmente se deben a la exposición a calor o frío; esto equivale a 74 muertes adicionales por cada 100.000 personas.

Las muertes por calor van en ascenso

Cartel que dice en inglés "El clima está cambiando, así que debemos actual ahora".

Uno de los hallazgos más resaltantes es que más personas han muerto de frío que a causa del calor durante estas últimas dos décadas. Sin embargo, las muertes por calor van en aumento, como sugirió otro estudio reciente, mientras que las muertes relacionadas con el frío van en declive.

“En el futuro, la mortalidad relacionada con el frío debería seguir disminuyendo, pero debido a que la mortalidad relacionada con el calor seguirá aumentando, eso significa que habrá un punto de quiebre”, dijo profesor Yuming Guo de la Universidad de Monash, uno de los investigadores principales.

Regiones con más muertes por temperaturas extremas

Los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares aumentan tanto en condiciones extremadamente frías como calientes. Por tanto, “las personas particularmente en riesgo son las que tienen algún tipo de afección cardíaca y pulmonar preexistente”, añadió el profesor Adrian Barnett de la Universidad Tecnológica de Queensland, que no participó en el estudio.

Europa oriental destacó como la región con la mayor tasa de mortalidad excesiva vinculada al calor, mientras que África subsahariana tuvo la más alta debido a la exposición a bajas temperaturas extremas.

Medidas para mitigar los efectos de las temperaturas extremas

Ahora bien, aunque las poblaciones tienen la capacidad de adaptarse al clima local, es necesario tomar medidas para mitigar el cambio climático y sus consecuencias. Los pronósticos apuntan a que las muertes por temperaturas extremas segurián en aumento.

Entre las estrategias que podrían empezar a implementarse figuran un mejor aislamiento de la vivienda y aire acondicionado con energía solar, de modo que pueda funcionar incluso cuando no haya energía eléctrica.

Referencia:

Global, regional, and national burden of mortality associated with non-optimal ambient temperatures from 2000 to 2019: a three-stage modelling study. http://www.thelancet.com/journals/lanplh/article/PIIS2542-5196(21)00081-4/fulltext

Escribir un comentario