El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) suele detectarse en personas jóvenes y de mediana edad, pero el caso de infección de un hombre de 83 años descrito recientemente recuerda la importancia de enfatizar su diagnóstico también en adultos mayores.

El caso se presentó durante en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ECCMID) de este año, y constituye una peculiaridad médica. A pesar de ello, los médicos no descartan que sea más común de lo que la literatura científica sugiere, por lo que recomiendan derribar las creencia sde que los adultos mayores no tienen riesgo de contraer VIH.

Múltiples afecciones

El paciente, que llegó al hospital en 2019, había recibido tratamiento por una variedad de afecciones en el pasado: hipertensión arterial, fibrilación auricular, y tuvo un reemplazo de válvula aórtica en 2013. Sus pruebas de sangre revelaron anemia, linfopenia (niveles bajos de leucocitos) y trombocitopenia leve (niveles bajos de plaquetas), así como función renal reducida.

Progreso de la infección con VIH.
Crédito: NIAID/Flickr.

Las imágenes cardíacas mostraron que la válvula reemplazada no estaba funcionando bien. Además, tenía un ligero engrosamiento en un conjunto de venas más pequeñas, lo que sugiere endocarditis, una inflamación del revestimiento interno de las cavidades y las válvulas cardíacas que se debe a una infección bacteriana.

Sin embargo, los hemocultivos dieron negativo para infecciones sanguíneas potencialmente mortales, lo que condujo a pruebas más específicas. Y aunque el paciente recibió antibióticos durante ocho semanas y regresó a caso, seguía teniendo fiebre y su condición fue empeorando.

Positivo para VIH a los 83 años

A raíz de ello, los médicos ordenaron pruebas de sífilis, el virus de la hepatitis B (VHB), el virus de la hepatitis C (VHC) y VIH, dando positivo para este último. El suyo constituye uno de los pocos casos de diagnóstico de VIH en adultos mayores.

Su carga viral fue de 180.564 copias/ml, bastante alta, y su recuento de células CD4 fue de 182; al ser inferior a 200, el diagnóstico clínico fue de Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), la fase más avanzada de la infección.

Una infección aparentemente inexplicable

Jeringa con aguja, una fuente común de infección con VIH.

El resultado fue realmente sorprendente tanto para el paciente como para los médicos. El adulto mayor llevaba más de 30 años de matrimonio, y negó haber tenido relaciones sexuales fuera de este o haberse inyectado drogas. Además, su esposa siempre había dado negativo en la prueba del VIH.

Con posibles exposiciones tan limitadas, es prácticamente imposible determinar la fuente y fecha de su infección. Sin embargo, de acuerdo a su estado de salud, los médicos estiman que probablemente fue después de los 70 años.

Detectar y tratar el VIH a tiempo es fundamental, incluso entre adultos mayores

La concienciación y extensa lucha contra el VIH, la edad promedio de las personas infectadas está aumentando en los Estados Unidos. En 2018, las estadísticas mostraban que la mitad de los diagnósticos ocurría en personas de 50 años en adelante. Sin embargo, los estudios en Reino Unido muestran que los adultos mayores suelen recibir su diagnóstico de VIH de forma tardía.

Como muchos saben, la mortalidad por VIH se ha reducido en comparación con el inicio de la epidemia, pero detectar la infección temprano y recibir tratamiento oportuno es clave para controlarla, y más aún en los adultos mayores.

Adultos mayores también tienen riesgo de infección por VIH

Por ello, el Dr. Enrique García Carus y sus colegas del Hospital Universitario Central de Asturias recomiendan derribar los “conceptos erróneos entre los adultos mayores de que no están en riesgo de contraer el VIH”.

“El diagnóstico del VIH a menudo se pasa por alto en las personas mayores, lo que resulta en altas tasas de presentación tardía que a su vez reducen sustancialmente las posibilidades de supervivencia”.

A pesar de ello, este adulto mayor recibió tratamiento antirretroviral triple tras su diagnóstico, y un año después, su carga viral de VIH se volvió indetectable. A dos años de haber iniciado su tratamiento, el paciente de 85 años se encuentra bien.

Referencia:

Newly diagnosed HIV infection in an 83-year-old man–research highlights older populations still at risk. https://www.eurekalert.org/pub_releases/2021-07/esoc-ndh070621.php

Escribir un comentario