Una investigación reciente ha revelado que el sentimiento de soledad reduce las probabilidades de vida de algunos adultos mayores, en comparación con otras personas contemporáneas que no se perciben como solitarias, provocando que su calidad de vida empeore.

Si bien hay muchas personas que viven solas, no significa que se sientan solitarias. Con base en ello, podemos definir a la soledad como una sensación de tristeza que nos invade ante la ausencia de nuestros seres queridos o simplemente ante la falta de compañía. Pero, que afecta mayoritariamente a personas de edad avanzada. Específicamente, a aquellas que no cuentan con el apoyo de sus familiares.

Pocas esperanzas de vida

Esa particularidad ha despertado el interés de un grupo de investigadores, quienes se dieron a la tarea de evaluar cómo la soledad afecta las esperanzas de vida y salud de las personas de Singapur y Japón. Tras el estudio, los autores del artículo descubrieron que:

“Los adultos mayores solitarios pueden esperar vivir una vida más corta que sus compañeros que no se perciben a sí mismos como solitarios”.

Este estudio se presenta en un momento donde las emociones de las personas mayores están a flor de piel. Específicamente por el tema de la pandemia del COVID-19 y el impacto físico y mental que ha tenido en esta generación. En efecto, “la soledad entre las personas mayores se ha convertido en un tema de preocupación social y de salud pública”, dice Angelique Chan, profesora asociada y directora ejecutiva de CARE (Centre for Aging Research and Education o Centro de Investigación y Educación sobre el Envejecimiento)

La edad cuenta

Toma de la mano de una persona joven tocando el brazo de un adulto mayor

Los investigadores explican que las esperanzas de vida varían acorde con la edad. Por ejemplo: las personas de 60 años que se perciben “en su mayoría solas”, esperan vivir entre tres o cinco años menos. De igual modo, los adultos de 70 años de tres a cuatro años menos. Mientras que lo más mayores, los de 80, entre dos y tres años menos. Todo en ello, en comparación con los que no sienten solitarios.

Aunado a ello, estas personas reportaron menos deseo de cumplir con ciertas actividades cotidianas como bañarse, vestirse, acomodar la cama, entre otras. Evidentemente, las personas que experimentan esa sensación de vacío y soledad terminan sumidos en el abandono.

Niveles de soledad son más altos en sociedades colectivas

Anteriormente, comentábamos que el hecho que una persona viva sola no significa que se sienta solitaria. Por el contrario, es su estilo de vida (individualista). Sin embargo, cuando la cultura es distinta no aplica de la misma forma.

Precisamente, por ello los investigadores se enfocaron en la población de Singapur, un país con costumbres colectivas y con altos niveles de soledad, donde este sentimiento puede impactar negativamente a un grupo de personas acostumbradas a la interacción social.

Como has podido notar, la soledad es un tema bastante preocupante, ya que puede causar abandono físico y desencadenar trastornos psicológicos como la depresión o ansiedad. Por lo tanto, se espera que esta investigación contribuya a abordar este asunto de la mejor forma posible. Así como la ha hecho el gobierno nipón con la creación del “Ministerio de la Soledad”.

Referencia:

Lonely older adults live fewer years and not as well. https://www.futurity.org/loneliness-older-adults-well-being-lifespan-2591472-2/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=loneliness-older-adults-well-being-lifespan-2591472-2

Escribir un comentario