Sabemos que los canes están genéticamente adaptados para cooperar e interactuar con los humanos. Asimismo, también tenemos evidencia de cómo han acompañado a nuestra especie durante miles de años de evolución. Ahora, podríamos tener también pruebas de cómo algunos perros superdotados han llevado sus capacidades de comunicación con nosotros a todo un nuevo nivel.

Para estudiar la idea, los investigadores Claudia Fugazza, Shany Dror, Andrea Sommese, Andrea Temesi y Ádám Miklósi formaron un equipo. Al final, publicaron los resultados de su estudio en la revista Scientific Reports. Gracias a ella, tenemos una visión un poco más detallada sobre las capacidades de los perros genios y lo que los diferencia.

¿Cómo identificaron a los perros superdotados?

Max participando en el programa de investigación Genius Dog Challenge en la Universidad Eötvös Loránd
Max forma parte del programa de Perros Genios. Crédito: Cooper Photo.

Se habían escuchado casos de canes con una memoria y capacidades de aprendizaje particularmente buenas a la hora de diferenciar juguetes. Como parte del Proyecto Family Dog del Departamento de Etología de la Universidad Eötvös Loránd, Budapest, el grupo de investigadores reclutó a 40 perros de diferentes razas y edades.

La meta era determinar si eran capaces de aprender los nombres de al menos dos juguetes nuevos a lo largo de tres meses. Luego, se estudiaría si efectivamente eran capaces de diferenciar uno del otro y de seleccionar el correcto cuando se le solicitara.

La edad no hizo ninguna diferencia

Debido a la neuroplasticidad de las primeras etapas de vida, los investigadores tenían la hipótesis de que los cachorros tendrían un mejor resultado que los adultos. Sin embargo, la realidad demostró que los perros superdotados de hecho no se encontraban entre los más jóvenes, sino que correspondían a un selecto grupo de adultos.

(…) 7 perros adultos mostraron una capacidad de aprendizaje excepcional: no solo aprendieron los dos juguetes nombres pero, en el tiempo del estudio, aprendieron entre 11 y 37 nombres novedosos de juguetes más”, comentó la Dra. Fugazza.

La experiencia previa tampoco tuvo que ver

De entre los 7 perros calificados como superdotados, 6 ya conocían algunos nombres de juguetes de experiencias previas. En otras palabras, no era la primera vez que se encontraban en la necesidad de aprender a identificar objetos por un nombre específico.

Sin embargo, el séptimo can del lote, una Border collie llamada Olivia, no conocía ningún nombre de juguetes para perros antes del experimento. Aun así, pudo memorizar hasta 21 de ellos en tan solo dos meses, y rápidamente se acopló al ritmo de aprendizaje del resto de su grupo.

¿Y la raza?

Whisky participando en el programa de investigación Genius Dog Challenge en la Universidad Eötvös Loránd.
Whisky forma parte del programa de Perros Genios. Crédito: Helge O. Svela.

Finalmente, cabe destacar que los 7 perros superdotados que se detectaron en el estudio pertenecían a la raza de canes de pastoreo conocida como Border collies. Ello podría hacernos pensar que sus capacidades de aprendizaje podrían haber venido directamente de su raza.

Sin embargo, otros 18 perros en el estudio también eran collies y no lograron calificar como superdotados. Asimismo, aunque no se evidenció en el estudio, existen reportes de otras razas caninas que han exhibido capacidades de memoria y aprendizaje similares a las estudiadas en el experimento.

Como consecuencia, tampoco se puede ver a la raza como un seguro para determinar si un perro tendrá facilidades de aprendizaje. De hecho, por ahora, los investigadores no han tenido la oportunidad de identificar algún indicador común entre ellos.

Debemos seguir estudiando a los perros superdotados

Los autores del estudio insisten en que será imperante continuar con la investigación sobre los perros superdotados. Al aprender más sobre ellos, podríamos finalmente identificar qué detalles los hacen diferentes del resto.

Igualmente, según plantean los científicos, descubrir el origen del talento particular de los perros también podría ayudarnos a entender mejor a los humanos. Específicamente, sería de ayuda a la hora de estudiar y entender por qué algunas personas desarrollan habilidades extraordinarias para ciertas tareas y otras no.

Referencia:

Word learning dogs (Canis familiaris) provide an animal model for studying exceptional performance: https://doi.org/10.1038/s41598-021-93581-2

Escribir un comentario