Los estudios de la naturaleza nunca paran de regalarnos nuevos vistazos y secretos del funcionamiento del mundo animal. Para el caso actual, el descubrimiento más reciente ronda alrededor de los murciélagos vampiro y su, casi inexistente, sistema de jerarquía social.

La investigación que nos ha dado un vistazo más profundo a tal área se publicó recientemente en la revista Royal society Open Science. Para su realización, se contó en el trabajo de los científicos Rachel J. Crisp, Lauren J. N. Brent y Gerald G. Carter.

La (falta de) jerarquía social entre los murciélagos vampiro

Colonia de murciélagos vampiro.
Crédito: Josh More.

El trío de investigadores siguió los patrones de conducta de las hembras de la especie de murciélagos vampiro comunes (Desmodus rotundus) para averiguar cómo manejaban mecanismos típicamente de control jerárquico como el acicalamiento y la distribución de la comida.

La gran sorpresa vino cuando, al buscar patrones, los científicos contaron que los murciélagos parecían apostar siempre por la equidad. Dicho comportamiento reveló que, a diferencia de otras especies también matriarcales pero altamente jerárquicas –como los chimpancés– los murciélagos vampiro hembra parecían estar más preocupados con el bienestar general de sus compañeras que solo con el suyo.

Cultura de igualdad

Con los murciélagos vampiro, la preparación y el intercambio de alimentos es muy recíproco, no unilateral como se puede ver en algunos primates. (…) A menudo se arreglan el uno al otro exactamente al mismo tiempo, durante el mismo período de tiempo”, comentó Carter.

Los investigadores pudieron llegar a tal conclusión luego de observar el funcionamiento de la jerarquía social entre 24 murciélagos vampiro hembra. Asimismo, la investigación se mantuvo hasta la segunda generación, con 9 miembros más unidos a la colonia.

Durante 70 días, observaron a la colonia, que se mantuvo confinada en una gran jaula del Institudo Smithsonian en Panamá. En ella, que podían volar y movilizarse libremente, pero las únicas fuentes de alimento eran aquellas provistas por el equipo de investigación. Es decir, las gotas de sangre que cada noche se dejaban en el suelo para que los murciélagos las recolectaran.

Colonia de murciélagos vampiro.
Crédito: Gunter Ziesler. Vía Getty Images.

Las más de mil interacciones que se observaron revelaron que, en efecto, las hembras de la especie Desmodus rotundus favorecen la distribución equitativa de recursos. Ello tanto a la hora de alimentarse –asegurándose de que cada miembro de la colonia reciba la misma cantidad de sangre–, como a la de acicalarse –algo que suele hacerse con más dedicación a los miembros de mayor jerarquía–.

Un grupo diferente

De entre más de 80 especies de aves e insectos investigados, la jerarquía social de los murciélagos vampiro se destacó. Los investigadores la clasificaron como “débil y superficial”. Ya que, por lo que se observó, realmente no juega un papel importante dentro de las interacciones comunes de dichas criaturas.

Los autores admiten que, antes de clamar lo anterior como una verdad absoluta, es necesario estudiar otros posibles mecanismos de control o sumisión además de la repartición de la comida o el acicalamiento. Como ejemplo, propusieron que podría haber señales auditivas no identificables para nuestros oídos que establezcan las jerarquías.

Por los momentos, la información que se tiene sugiere que los murciélagos vampiro son una especie casi única en el funcionamiento de su jerarquía social. Pero, antes de asegurarlo, serán necesarios más estudios.

Referencia:

Social dominance and cooperation in female vampire bats: https://doi.org/10.1098/rsos.210266

Escribir un comentario