La actual crisis sanitaria mundial causada por el coronavirus ha puesto a la humanidad de cabeza. Desde el siglo anterior, la sociedad no había tenido que lidiar con una emergencia de salud de tal magnitud y, a estas alturas, ya el COVID-19 ha alcanzado proporciones nunca antes esperadas. ¿El detalle? Podría pasar mucho menos de un siglo antes de estar en riesgo de sufrir otra pandemia, sobre todo si no cuidamos la forma en la que nos relacionamos con la vida silvestre.

Para probar tal punto, un grupo de investigadores de la Universidad de Cambridge dirigidos por el veterinario y experto en vida silvestre Silviu O. Petrova, realizó un estudio conjunto. Sus resultados, publicados en Biological Reviews, no solo probaron la relación entre la vida salvaje y la pandemia, sino también las diferentes variables de interacción con animales que, de un modo u otro, podrían aumentar la posibilidad de que se desate otra crisis mundial.

Los riesgos de la interacción con la vida silvestre y posible aparición de otra pandemia

De acuerdo a la investigación, el consumo de la carne de la vida silvestre era apenas uno de los factores de riesgo para una pandemia futura. De hecho, el cultivo y comercio de vida silvestre –aunque no sea para consumo– también es una arista a la que deberíamos prestar atención.

Koala en su árbol representando a la vida silvestre.
Vía Maxpixel.net

Como si ello fuera poco, también es necesario que mantengamos un ojo en otros elementos como el comercio internacional de animales exóticos como mascotas, la ganadería y la invasión humana en los hábitats naturales de los animales. Todo debido a que no solo la vida silvestre tiene la posibilidad de transmitir patógenos capaces de causar crisis sanitarias al saltar a los humanos.

Nuestro foco debería estar en la vida silvestre, pero no podemos olvidar las otras aristas

Según un segundo estudio, llevado a cabo por K. Nagaraju Shivaprakash, Sandeep Sen, Seema Paul, Joseph M. Kiesecker y Kamaljit S. Bawa de Nature Conservancy y Ashoka Trust for Research in Ecology and Environment (ATREE) en India, la vida silvestre representa el mayor nivel de riesgo a la hora de propiciar una nueva pandemia.

Según su estudio de 226 virus en más de 800 especies, el 75% de los animales salvajes comercializados serán propensos a pasar patógenos zoonóticos a los humanos. Por su parte, los no comercializados aún tienen un 63% de posibilidad de transmitir virus dañinos.

Jaguar, representado a la vida silvestre.
Vía Maxpixel.net

Finalmente, los animales que fueron domesticados –como el ganado– mostraron un 51% de posibilidades de contagiar a los humanos. En otras palabras, aunque la vida silvestre claramente lleva la batuta, su comercio no es el único riesgo que debemos cuidar si queremos evitar otra pandemia.

¿Cómo podríamos evitar que la vida silvestre y el ganado sean un factor de riesgo para futuras pandemias?

Los investigadores llegaron a concluir que, en efecto, no es posible nulificar el riesgo de que se dé otra pandemia, ya sea o no a causa de la vida silvestre. Sin embargo, sí consideran que existen cambios que se pueden realizar para al menos disminuir los altos porcentajes en los que nos encontramos ahora.

Hay muchas cosas que en realidad no son tan difíciles de implementar pero que podrían generar enormes ganancias en términos de hacernos más seguros”, dijo Petrovan. “Pero hablando de costos, mire el costo de la actual crisis [Covid]. El costo ha sido catastrófico, tanto en términos de vidas humanas como de sufrimiento humano, pero también económico. Por lo tanto, tiene sentido que comencemos a analizar más detenidamente lo que hacemos, dijo Petrovan.

Para ello, en su estudio han recopilado una lista con 161 alternativas que se podrían aplicar para reducir los riesgos. Entre ellas, están algunas como establecer mejores protocolos de distanciamiento entre las personas y los animales de granja.

Ganado, alejado de los humanos y la vida silvestre para evitar el riesgo de desatar otra pandemia.
Vía PxFuel.

Asimismo, recomiendan evitar que los animales domesticados y los salvajes entren en contacto. Así como que las personas que trabajan en mataderos y establecimientos similares tengan equipos de protección y aislamientos adecuados.

En última instancia, lo que es muy importante aquí es que la mentalidad del consumidor debe cambiar, porque los consumidores son los que crearon esta demanda. A menos que cambiemos nuestro estilo de vida, esta es una historia sin fin”, añadió Nagaraju.

Referencias:

Post COVID-19: a solution scan of options for preventing future zoonotic epidemics (2021) Biological Review: https://doi.org/10.1111/brv.12774

Mammals, wildlife trade, and the next global pandemic (2021) Current Biology: https://doi.org/10.1016/j.cub.2021.06.006

Escribir un comentario