James Cameron nos invita a pensar en las producciones de ‘The Terminator Saga’ como algo que va más allá de los robots asesinos que viajan en el tiempo. El creador de la popular franquicia de Arnold Schwarzenegger plantea una trama distinta a la que todos hemos conocido hasta ahora que podría cambiar nuestra manera de pensar.

Si bien para algunos, ‘Terminator’ es esa saga que generó toda la desconfianza del mundo en la robótica, Cameron asegura que las cintas tienen un significado más profundo que el que le hemos querido otorgar.

La humanidad es el verdadero enemigo

En honor al aniversario número 30 de la saga, Cameron explicó que nosotros, los humanos, somos los propios “terminators” de la historia. Para darles algo de contexto, la conversación con el creador inició cuando estaba conversando sobre el épico villano de ‘Terminator 2: The Jugdement Day’, T-1000.

Junto con William Wisher, el coguionista de Cameron, se explicó que la decisión de presentarnos al nuevo Terminator como un policía fue una forma de jugar con el rol de la autoridad, y convertirlo en un personaje que no solo pudiera ir a donde quisiera, sino que no fuera interrogado.

“Pero hay un punto temático en eso, que es que nosotros, como seres humanos, nos convertimos en ‘terminadores’. Aprendemos a tener cero compasiones. ‘Terminator’, en última instancia, no se trata de máquinas. Se trata de nuestra tendencia a convertirnos en máquinas”, afirmó Cameron.

Si lo vemos desde ese punto de vista, ¡WOW Cameron!, acabas de cambiar el juego. A ver, no es la primera vez que una producción señala a los humanos como los verdaderos villanos de la historia, pero, el hecho de pensar que ‘Terminator’ en realidad es un reflejo de nuestro comportamiento como humanidad no se nos había cruzado por la mente.

Siendo realistas, los humanos somos “máquinas”, sí, con empatía y emociones, pero somos una especia de androide no metálico que juega con la vida como le parezca, y no siempre nuestras decisiones son las más correctas.

Esta no es la primera vez que Cameron comenta algo similar a esto, ya que, en el libro de ‘The Futurist: The Life and Films of James Cameron’, escrito por Rebecca Keegan, el director afirmó que “las películas de Terminator no tratan realmente de que la raza humana sea asesinada por máquinas del futuro”.

En cambio, “se trata de que perdamos el contacto con nuestra propia humanidad y nos convertimos en máquinas, lo que nos permite matarnos y brutalizarnos unos a otros”.

Cameron es reconocido por sus perspectivas políticas plasmadas en éxitos de taquilla, tal como ocurrió con ‘Titanic’ que presentaba conflictos entre clases sociales y ‘Avatar’ con la lucha imperialista del humano por conquistar el medio ambiente. Sin embargo, nos sorprende escuchar este punto de vista de ‘Terminator’, pero no por eso pierde sentido.

Escribir un comentario