Al igual que los seres humanos, nuestras mascotas también experimentan emociones. Solo que comprenderlas es muy difícil, pues los seres humanos y los animales no hablamos el mismo idioma ni mucho menos nos comunicamos de la misma forma. Sin embargo, una nueva investigación indica que la frecuencia cardíaca de nuestros gatos puede ayudarnos a percibir sus emociones y evaluar cómo reaccionan ante una situación determinada.  

Latidos del corazón: Una ventana de comunicación entre seres humanos y animales

Un gato chocando la mano una persona

Por lo general, las personas cuando nos excitamos tendemos a aumentar el número de latidos de nuestros corazones. Por el contrario cuando estamos relejados, la frecuencia cardíaca disminuye. Al considerar ese punto, los investigadores se han enfocado en los corazones de los gatos para entender cómo se sienten ante una situación determinada. De esa manera, se intenta comprender cuándo nuestras mascotas están estresadas, tristes, molestas y hasta enamoradas. De modo que, podamos mostrar mayor empatía hacia ellas.

En su mayoría, cuando los animales se hallan en un ambiente hostil o son protagonistas de un encuentro agresivo sus pulsaciones se incrementan. Mientras que cuando se acicalan o tienen una interacción amistosa, sus latidos disminuyen. Ahora bien, ¿cómo sabemos cuándo la frecuencia cardíaca de un gato aumenta?

En primer lugar debemos considerar que, normalmente la frecuencia cardíaca de estos pequeños felinos se encuentra los 160 y 220 latidos por minuto. Así que, para medirla simplemente usamos las herramientas adecuadas –un medidor portátil o marcapaso artificial– o, tomamos sus pulsaciones manualmente.

Resultados poco precisos

Los investigadores destacan que los latidos del corazón nos permiten saber qué tan excitados están nuestros gatos. Pero, esos datos no son un indicativo fiel de que el origen de esa emoción pueda ser una situación positiva o negativa. “Solo podemos asumir que una pelea se percibe negativamente y el noviazgo positivamente”, agregan.

Si bien los resultados son pocos precisos, podemos usar los latidos del corazón de nuestro gato para saber cómo se reaccionan ante una determinada situación y comprender cómo funcionan sus emociones.

Referencia:

I listened to animals’ hearts to reveal their hidden emotional worlds. https://theconversation.com/i-listened-to-animals-hearts-to-reveal-their-hidden-emotional-worlds-163279

Escribir un comentario