Los ciudadanos de Canadá han estado quemando iglesias y vandalizando monumentos a los largo de su territorio durante la última semana. Dichos actos nacen de protestas –en su mayoría pacíficas– motivadas por el descubrimiento de las fosas comunes en donde se han ubicado miles de cuerpos de niños indígenas sin identificar.

Desde el lunes 28 de junio, se han estado descubriendo tumbas comunales en diferentes escuelas residenciales que se abrieron durante la época colonial de Canadá. Dicho hallazgo primero ocasionó que se cancelaran las celebraciones nacionales, tal como reportó BBC.

Sin embargo, el pueblo canadiense no se quedó de brazos cruzados una vez se enteró de na noticia. A lo largo de todo el territorio, se han generado manifestaciones que denuncian las injusticias que tuvo que vivir la población indígena –y especialmente de los niños que fueron separados de sus familias y forzados a “integrarse” en la sociedad colonial–.

Pero… ¿por qué Canadá está quemando sus iglesias?

Todo tiene que ver con la relación entre las escuelas residenciales y la iglesia católica. En el momento en el que fueron creadas, muchas veces dichos recintos escolares eran manejados por grupos religiosos de los siglos XIX y XX, entre ellos, los católicos.

En consecuencia, la impotencia y rabia por las injusticias recién descubiertas han hecho que algunos ciudadanos de Canadá terminaran quemando iglesias como una representación de su rechazo a lo ocurrido siglos atrás.

Durante el lunes se supo de dos iglesias en Columbia Británica que fueron prendidas en llamas por los protestantes. Igualmente, el pasado jueves también llegó con noticias de otras dos iglesias que fueron quemadas por los ciudadanos canadienses.

A pesar de ser acontecimientos independientes, las iglesias St. Ann y la iglesia de Chopaka ardieron con tan solo una hora de diferencia. Hoy viernes, vemos que la situación no se ha calmado y que, de hecho, ha escalado a la destrucción de otros monumentos asociados a la época colonial y a las escuelas residenciales.

BBC también recuenta que, entre 1863 y 1998, más de 150 mil niños indígenas fueron separados de sus familias. De entre ellos, al menos se reportó que 6 mil de ellos no regresaron nunca con sus familias. Lastimosamente, muchos de ellos pudieron haber terminado en las fosas comunes que se han empezado a encontrar a lo largo del país.

Ciudadanos de Canadá han derribado estatuas de varias monarcas británicas

Estatua de la reina Victoria. Crédito: Reuters.

Como seguimiento del mismo movimiento que ha estado quemando iglesias en Canadá, ahora los protestantes se han dirigido a las estatuas de las monarcas británicas. Para la ocasión actual, el mayor esfuerzo se centró en un monumento a la reina Victoria en la legislatura en Winnipeg, capital de Manitoba.

Según reportó BBC, la estatua fue primero bañada con pintura roja y se colocó cerca un letrero que decía “éramos niños”. Ello haciendo referencia a las vidas indígenas perdidas en las escuelas residenciales. Asimismo, luego se hicieron esfuerzos comunales para derribarla de su base y hacer que cayera al suelo, tal como podemos ver en la publicación de APTN News:

Los manifestantes derribaron las estatuas de la reina Victoria y la reina Isabel en Winnipeg esta tarde durante manifestaciones en honor a los niños descubiertos en tumbas sin marcar en los sitios de antiguas escuelas residenciales durante el mes pasado”.

Durante el mandato de la reina Victoria (desde 1837 hasta su muerte en 1901), se formó la confederación canadiense. Como consecuencia, fue parte de las negociaciones de los tratados con las Primeras Naciones indígenas en Canadá. Por lo que, como consecuencia, su figura también apoyó la formación de las escuelas residenciales.

Estatua de la reina Isabel II.
Estatua de la reina Isabel II. Crédito: Reuters.

Como si fuera poco, cerca del lugar también se supo de la destrucción de otra estatua. En ese caso, se trató de una escultura un poco más pequeña de la reina Isabel II. Ella solo terminó de cara al piso, pero de resto intacta.

¿Qué ha hecho el gobierno canadiense?

Las autoridades de Canadá han declarado que no están de acuerdo con que los ciudadanos estén quemando las iglesias ni, ahora, destruyendo los monumentos de las monarcas. Sin embargo, sí han aclarado que sus simpatía está con las víctimas y con la comunidad indígena, por la que seguirán trabajando para identificar otras posibles tumbas comunes.

Asimismo, el gobierno de Canadá sí ha ordenado que se remuevan de sus ciudades otras estatuas de figuras más directamente relacionadas con las escuelas residenciales. Ya solo quedará esperar y ver si el fuego se seguirá avivando entre los habitantes de Canadá o si las acciones del gobierno serán suficientes para calmar la llama.

Escribir un comentario