Por lo general, las pruebas de sangre se utilizan para detectar una extensa variedad de enfermedades y, en efecto, evaluar nuestro estado de salud en general. Ahora, una nueva investigación revela que un análisis de sangre podría ser suficiente para diagnosticar la demencia frontotemporal.

Se trata de una enfermedad que afecta principalmente los lóbulos frontal y temporal del cerebro y, se presenta con mayor frecuencia en la población en edad laboral, impactando por igual tanto a personas jóvenes como a mayores. Sin embargo, su presencia no es fácil de detectar, pues sus síntomas tienden a confundirse con otros trastornos mentales.

No obstante, gracias al estudio presentado por investigadores de la Universidad de Finlandia Oriental eso está a punto de cambiar. Esto debido a que han detectado que la medición de la proteína ácida fibrilar glial (GFAP) en la sangre permite diagnosticar con mayor facilidad a las personas con demencia frontotemporal.

Niveles de GFAP altos se asocian con demencia frontotemporal

Tras varios análisis de sangre, los investigadores detectaron un aumento de GFAP en personas con demencia frontotemporal en comparación con individuos sanos o pacientes que presentaban otros trastornos mentales. Incluso, estos resultados de sangre predijeron una mayor atrofia cerebral y una degeneración mental acelerada.  Al respecto, los investigadores agregan:

“La GFAP permitió diferenciar a los pacientes con FTLD (degeneración lobar frontotemporal) y PPD (trastornos psiquiátricos primarios) y se asoció con una supervivencia más corta y una tasa de atrofia cerebral más grave en pacientes con FTLD. Estos resultados sugieren que la GFAP de base sanguínea representa un biomarcador mínimamente invasivo y útil en el diagnóstico diferencial entre pacientes con FTLD y PPD y en la evaluación de la progresión de la enfermedad y astrogliosis en FTLD”.

Mayor precisión

Si bien la medición de GFAP parece ser suficiente para diagnosticar la demencia frontotemporal, al combinarse con mediciones en sangre de la proteína ligera del neurofilamento, su precisión se incrementa. Este último es un biomarcador que se viene utilizando desde hace mucho tiempo en el diagnóstico de enfermedades neurodegenerativas.

Evidentemente, la GFAP de base sanguínea se presenta como un biomarcador poco invasivo que sirve para diagnosticar un trastorno mental tan difícil de detectar como lo es la demencia frontotemporal.

Referencia:

GFAP as a biomarker in frontotemporal dementia and primary psychiatric disorders: diagnostic and prognostic performance. http://dx.doi.org/10.1136/jnnp-2021-326487

Escribir un comentario