Hasta ahora, los esfuerzos por encontrar un fármaco eficaz contra la esclerosis múltiple avanzada han sido infructuosos. Sin embargo, un nuevo estudio publicado en la revista Neurology, la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología, arrojó un resultado prometedor tras evaluar el potencial de los fármacos usados al inicio de la enfermedad.

Los investigadores de la Universidad de Melbourne descubrieron que los fármacos de alta eficacia que suelen evitar las recaídas y retrasar el progreso de la enfermedad tienen efectos similares sobre la fase avanzada. Los medicamentos potentes pueden reducir los brotes o recaídas en una proporción considerable, aunque no redujeron la rapidez con la que progresó la enfermedad en comparación con los fármacos menos potentes.

Una enfermedad difícil de tratar

Silla de rueda, una herramienta necesaria para personas con esclerosis múltiple avanzada.

Aunque existen tratamientos para la esclerosis múltiple, los fármacos que lo constituyen por lo general sirven para abordar los síntomas; ninguno de ellos puede solucionar la enfermedad de raíz.

A pesar de que tantos pacientes tienden a empeorar, los médicos y científicos del área consideran necesario monitorear de cerca la respuesta de los pacientes a los medicamentos. Una de las razones es que algunos de ellos pueden generar efectos secundarios graves; otra es observar los beneficios o prejuicios sobre la evolución de la enfermedad con el paso del tiempo.

Recaídas y progreso de la esclerosis múltiple

Por lo general, las personas reciben un primer diagnóstico de esclerosis múltiple remitente-recurrente, la forma más común y para la que existen más tratamientos. Quienes la padecen, pueden experimentar brotes de síntomas (recaídas) que luego se alivian (remisión); sin embargo, con el paso del tiempo, la enfermedad de los pacientes tiende a empeorar.

Más de la mitad de las personas con esclerosis múltiple remitente-recurrente avanzan a esclerosis múltiple secundaria progresiva, un empeoramiento constante y lento que puede o no incluir recaídas como las de la fase inicial.

Fármacos de alta eficacia versus los de baja eficacia contra la esclerosis múltiple

Los médicos recetan fármacos potentes para tratar de forma agresiva y contundente la esclerosis múltiple temprana y los resultados han sido satisfactorios: las recaídas ocurren con menos frecuencia y, en consecuencia, se modifica la progresión de la enfermedad. Conscientes de ello, los investigadores se empezaron a preguntar si aplicar un tratamiento similar en la fase avanzada de la enfermedad podría tener un efecto similar.

Jeringa extrayendo el fármaco dentro de una ampolla.

Para determinarlo, hicieron seguimiendo a 1,000 pacientes con esclerosis múltiple secundaria progresiva durante un período de 10 años. Durante este tiempo, observaron la recurrencia de las recaídas y si estas conllevaban mayor discapacidad a largo plazo.

Los participantes se dividieron en dos grupos: los tratados con fármacos de alta eficacia (natalizumab, alemtuzumab, mitoxantrona, ocrelizumab, rituximab, cladribina y fingolimod); y los tratados con fármacos menos potentes contra la esclerosis múltiple (interferón β, acetato de glatiramer y teriflunomida).

Fármacos potentes también reducen las recaídas de la esclerosis múltiple avanzada

Tras analizar los datos recolectados, los investigadores encontraron que entre las personas con la enfermedad activa o que experimentaron recaídas en los últimos dos años, las que recibieron los fármacos de alta eficacia experimentaron un 30 por ciento menos recaídas que las tratadas con fármacos menos potentes. Como indicó el autor del estudio Tomas Kalincik:

“Nuestro estudio encontró que las terapias de alta eficacia son superiores a las terapias de baja eficacia sólo para reducir las recaídas en personas con esclerosis múltiple secundaria progresiva activa”.

Pese a sus limitaciones, el estudio proporciona una guía valiosa para los neurólogos que atienden a pacientes con esta dolorosa enfermedad. Saber qué fármacos son los más efectivos puede ofrecer mejoras sustanciales en la calidad de vida de las personas.

Referencia:

Effects of high and low efficacy therapy in secondary progressive multiple sclerosis. https://n.neurology.org/content/early/2021/06/30/WNL.0000000000012354

Escribir un comentario