En el mundo actual, ser políglota o al menos bilingüe es un beneficio que puede ser de utilidad en gran cantidad de áreas. Sin embargo, una en la que no se le ha visto hasta ahora tanta utilidad es el mundo de las ciencias. Ahora, gracias a un testimonio compartido a través de la revista Nature, podríamos ver más de las ventajas que tiene dominar varios idiomas en el ámbito científico.

Para ello, es necesario referirnos al testimonio de Jamie Sugrue, un estudiante de doctorado en inmunología viral en el Trinity College Dublin, la Universidad de Dublín, Irlanda. Como bien se sabe, en dicho país se tienen dos idiomas oficiales, el irlandés y el inglés.

A pesar de que el irlandés es el primer idioma oficial, en la actualidad se habla en una minoría del país. Por lo que, gran parte de la población crece solo hablando inglés o los dos idiomas en paralelo.

Cuadros de madera que deletrean: Bilingual, en inglés.
Vía Shutterstock.

Sugrue fue uno de los niños que se criaron en uno de los pocos ambientes bilingües que quedan en Irlanda. Ya que en el mundo de la ciencia el idioma universal es el inglés, Sugrue no pensó que sus habilidades para hablar irlandés fueran a hacer mucha diferencia durante su carrera. Ahora, la realidad le ha probado lo contrario.

En diciembre del 2020, una estación de radio oficial de Irlanda (Raidió na Gaeltachta) lo contactó con una petición muy específica. Necesitaban que el experto en inmunología viral divulgara información sobre el SARS-CoV-2 en irlandés. Todo ya que, al parecer, es mucho más difícil de lo esperado encontrar un científico que maneje fluidamente el idioma.

Dominar varios idiomas trae ventajas para la investigación

El programa con una audiencia semanal de más de 100 mil radioescuchas fue solo el inicio. Pronto, Sugrue se dio cuenta de que manejas varios idiomas –en su caso, el irlandés y el inglés– podría traerle también ventajas en sus investigaciones.

Como un ejemplo, pone su propio programa de estudio para su doctorado. El estudiante doctoral necesita específicamente para su investigación de la participación de mujeres irlandesas mayores de 70 años que hayan estado expuestas al virus de la hepatitis C hemoderivados contaminados entre 1977 y 1979.

Debido a lo particular de la muestra, encontrar los 1.200 participantes que pedía su muestra no era fácil, incluso entre los 2,5 millones de mujeres que habitan Irlanda. Pero, gracias a su programa de radio y otros espacios de difusión en Irlanda, Sugrue logró reunir el mínimo que requería su investigación, que es 300 voluntarias.

Las labores de divulgación también son más fáciles al manejar más de un idioma

Como si fuera poco, además del programa de radio y su investigación, el dominar otros idiomas trajo más ventajas para el investigador. Como ya mencionamos, según parece, es poco común contar con un virólogo que sea fluido en irlandés. En consecuencia, Sugrue comenzó a recibir invitaciones de variados programas para que explicara a la población sobre los riesgos del COVID-19 y cómo mantenerse protegidos.

Debido a que el inglés es el idioma principal de la ciencia, nunca había considerado que el irlandés fuera directamente útil en la carrera que elegí. No fue hasta que me pidieron que hiciera el programa de radio que me di cuenta de lo importante que es tener a alguien que hable irlandés y se comunique con eficacia sobre la pandemia, comentó Sugrue.

Adicionalmente, el gobierno también ha solicitado su colaboración en otras iniciativas de divulgación para hacer llegar información sobre el COVID-19 a los más jóvenes. Por lo que, como vemos, el mundo de oportunidades apenas comienza a abrirse para Sugrue.

En algunos aspectos, [el tener al inglés como idioma universal] es un paso positivo para la ciencia. La movilidad de los investigadores, la comunicación y la difusión son los tres pilares sobre los que se basa la ciencia, y un lenguaje común transfronterizo fortalece estos valores fundamentales.

Sin embargo, para ir más allá de la ciencia y comunicarse con el público, los investigadores deben poder hablar el idioma de nuestra audiencia en un sentido literal, que no siempre es el inglés”, concluyó Sugrue.

Referencia:

Being fluent in a second language can boost your research: https://doi.org/10.1038/d41586-021-01797-z

Escribir un comentario