La influencia que tiene el ejercicio físico en la calidad del sueño es indiscutible, pues facilita el descanso. Por el contrario, cuando dormimos poco, nuestro rendimiento físico se puede ver afectado. Sin embargo, un artículo publicado en la revista British Journal of Sports Medicine sugiere que la relación entre estos dos factores es aún más fuerte. Este indica que los altos niveles de actividad física podrían minimizar daños en la salud provocados por una mala calidad del sueño.

Al parecer, las personas que no descansan lo suficiente y tampoco se ejercitan físicamente con frecuencia tienen mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas, cáncer y accidentes cerebrovasculares.  

11 años de seguimiento

Para dar con estos hallazgos, los investigadores analizaron la actividad física de más de 380 mil personas (hombres y mujeres con una edad comprendida entre los 37 y 73 años) del Reino Unido durante aproximadamente 11 años.

En este caso, los participantes debían proporcionar semanalmente datos sobre su actividad física, los cuales se midieron en minutos Metabolic Equivalent of Task (MET) –Equivalente metabólico de la tarea–. Se trata de una medida proporcional a la cantidad de calorías gastadas por minuto de actividad física con relación a la masa corporal de la persona. En ese sentido, los niveles de actividad física se clasificaron en tres categorías:

  • Alto: Más de 1200 MET minutos a la semana
  • Medio: Entre 600 y 1200 MET minutos a la semana.
  • Bajo: De 1 a 600 MET minutos a la semana.
  • Ninguna actividad física.

De igual modo, se categorizó la calidad del sueño con un rango entre 0 y 5. Las personas saludables calificaron sus sueños como saludables (4 o más), intermedios (2-3) y pobres (0-1).

600 MET minutos a la semana es suficiente para combatir daños a nuestra salud

Dos personas practicando actividad física
Vía: Pexels

En vista de que la edad promedio de los participantes era de 55 años, 15.503 fallecieron. Entre ello, 4.095 murieron a causa de enfermedad cardiovascular isquémico y 9.064 por cáncer.

De igual modo, los investigadores detectaron que las personas con hábitos saludables y sin problemas mentales tenían puntaciones de sueño más saludables. Mientras que los que registraron menor puntuación tenían mayor probabilidades de morir a causa de enfermedades cardiovasculares y por accidentes cerebrovasculares.

Con base en ello, los autores del artículo sugieren que los niveles de actividad física por encima de los 600 MET minutos por semana (equivalente a 150 minutos de actividad física moderada) disminuyen la posibilidad de padecer enfermedades coronarias, cáncer y otras patologías que puedan acelerar nuestra muerte.  

De esa forma, se demuestra que tanto la actividad física como el sueño juegan un papel de suma importancia en nuestra salud. Por lo tanto, no debemos descuidarlas si queremos una vida más saludable.

Referencia:

Sleep and physical activity in relation to all-cause, cardiovascular disease and cancer mortality risk. http://dx.doi.org/10.1136/bjsports-2021-104046

Escribir un comentario