Si bien la pandemia nos ha enseñado que las películas de ciencia ficción no eran tan exageradas, aún hay mucho que podría sorprendernos. En esta oportunidad no hablaremos de un coronavirus, sino de un hongo con forma de dedos de zombie que, pese a estar en peligro de extinción, sigue aferrándose a la vida en los árboles de Australia.

A pesar de necesitar condiciones muy específicas para proliferar, este hongo parece estar logrando su cometido. Los reportes más recientes muestran que sus poblaciones son más numerosas de lo que se pensaba.

Un hongo con dedos con los que se aferra a la vida

Hypocreopsis amplectens, mejor conocido como dedos de árbol de té, es un hongo extremadamente raro que existe en apenas un puñado de lugares en Victoria, en el sureste de Australia. Se trata de un parásito que crece en otro hongo huésped que descompone la madera de los árboles. Pero, al mismo tiempo, sirve de alimento para las larvas de polilla y otros insectos.

Pero dedos de árbol de té suena muy bonito para como luce realmente. Aunque la naturaleza suele maravillarnos con su patrones, este hongo tiene la forma que tendrían los dedos de los zombies que tanto nos muestran las películas de ficción. Al verlo, podríamos pensar de inmediato que se trata de dedos regordetes de un humano en descomposición, por su color marrón rosado moteado, pero sobre todo, por la forma en que agarra de las extensiones de los árboles.

Se cree que la extraña forma que le ha valido el apodo de hongo dedos de zombie es el resultado de su esfuerzo evolutivo para sobrevivir. La forma de dedo puede ayudarlo a ser lo suficientemente flexible como para crecer sobre curvas como las de los árboles y sus hendiduras. En pocas palabras, vive aferrado y, hasta ahora, le ha funcionado.

El hongo dedos de zombie ha reforzado su control en el estado de Victoria

Australia es una de las regiones con mayor biodiversidad, por lo que la presencia de un hongo raro en sus árboles probablemente no sorprenda a muchos. Pero lo que en realidad es relevante en esta especie en particular es cómo ha evolucionado para continuar con vida a pesar de las condiciones tan exclusivas que amerita para ello.

Y es que un equipo de naturalistas del Royal Botanic Gardens Victoria de Australia (RBGV) descubrió que, a pesar de su rareza, el hongo dedos de zombie está haciendo lo posible para continuar su existencia. Sus hallazgos indican que este ha reforzado su control en al menos otros dos lugares de este estado australiano.

Sobreviviendo a pesar de la pérdida de hábitat

El aumento de las temperaturas y la pérdida del hábitat como consecuencia de la acción de varios factores antropogénicos ha desequilibrado las poblaciones del hongo en el continente.

“Los dedos del árbol del té son un hongo altamente especializado que requiere un conjunto particular de condiciones para crecer”, dijo Michael Amor, líder de la expedición de búsqueda de hongos. “Necesita que especies de árboles específicas se produzcan con la densidad adecuada para proporcionar la humedad y la cobertura de dosel ideales”.

“Se requieren grandes áreas de vegetación natural para permitir que ocurran estos microclimas precisos y, lamentablemente, los estamos perdiendo a un ritmo alarmante”, añadió. A pesar de ello, un equipo conformado por investigadores y voluntarios informó que encontró dedos de árbol de té en dos lugares de un parque nacional protegido en la región.

Por si fuera poco, uno de estos sitios aloja más de 100 cuerpos individuales de hongos dedos de zombie. La cifra supera la población total documentada en todos los sitios del continente. Estos hallazgos mejoran el panorama para una especie fúngica que se encuentra prácticamente al borde de la extinción.

Referencia:

Australia’s rarest fungus discovered clinging to life on French Island. https://www.scimex.org/newsfeed/australias-rarest-fungus-discovered-clinging-to-life-on-french-island

Escribir un comentario