El consumo de azúcar refinada se ha vinculado a numerosas enfermedades en los humanos, lo cual ha motivado el uso de otros recursos para endulzar nuestra vida. Los edulcorantes artificiales constituyen un grupo muy popular, pero un nuevo estudio demuestra que en realidad pueden ser muy dañinos.

Los investigadores de la Universidad Anglia Ruskin descubrieron que los edulcorantes artificiales comunes hacen que las bacterias intestinales previamente sanas se enfermen. Esto conlleva una proliferación en la pared del intestino que, a su vez, trae como consecuencia graves problemas de salud.

Preocupaciones sobre nocividad de los edulcorantes artificiales

Las dudas sobre la salubridad de los edulcorantes artificiales en realidad no son nuevas. Estudios previos ya habían vinculado su consumo con trastornos metabólicos y con perturbaciones de la microbiota intestinal. Uno de ellos demostró que estas sustancias pueden cambiar tanto la cantidad como el tipo de bacterias que habitan en el intestino.

Sin embargo, en la actualidad, la información sobre la nocividad de los edulcorantes artificiales sigue siendo muy limitada. Interesados por responder algunas de las dudas en torno a sus riesgos, los investigadores dedicaron el siguiente estudio a comprender mejor su impacto cobre la microbiota intestinal.

¿Qué efecto tienen los sustitutos del azúcar sobre la microbiota intestinal?

Bacterias como Escherichia coli y Enterococcus faecalis pueden atravesar la pared intestinal y entrar en el torrente sanguíneo. En el proceso, puede invadir los ganglios linfáticos, el hígado y el bazo, ocasionando una variedad de infecciones e incluso la septicemia. Por otro lado, la evidencia muestra que las bacterias que crecen en biopelículas son menos sensibles a los antibióticos.

El nuevo trabajo se centró en determinar el efecto de tres de los edulcorantes artificiales más utilizados (sacarina, sucralosa y aspartamo) en estas dos bacterias que se encuentran comúnmente en el intestino humano.

Los tres edulcorantes artificiales son potencialmente dañinos

Taza con sustancia marrón vista desde arriba. A su lado, Splenda, uno de los edulcorantes artificiales más populares que demostró ser dañino para la salud.
Splenda, a base de sucralosa, es uno de los edulcorantes artificiales más populares.

Las pruebas revelaron que, los tres edulcorantes artificiales, a una concentración equivalente a dos latas de refresco dietético, tienen efectos potencialmente dañinos. Los tres aumentaron significativamente la adhesión de E. coli y E. faecalis a las células intestinales Caco-2, epiteliales que recubren la pared del intestino, y también aumentaron la formación de biopelículas. Todos, excepto la sacarina, hicieron que las bacterias intestinales patógenas invadiera las células células Caco-2.

Los estudios previos mostraron que los edulcorantes artificiales ocasionan cambios en el equilibrio de la microbiota intestinal, pero este, en particular, es el primero en demostrar que también pueden promover la proliferación de las bacterias patógenas.

Es un hecho que el consumo excesivo de azúcar es nocivo para la salud, pero estos sustitutos no parecen ser la solución más idónea para el problema. He allí la importancia de continuar evaluando el impacto de estos productos, ya disponibles en el mercado, y de educar a la población respecto a las alternativas más saludables.

Referencia:

Artificial Sweeteners Negatively Regulate Pathogenic Characteristics of Two Model Gut Bacteria. https://www.mdpi.com/1422-0067/22/10/5228

Escribir un comentario