Se sabe que las personas que sufren de migraña son sensibles a la luz, el ruido e incluso a los olores. Además, sufren de molestos dolores de cabeza que pueden afectar su calidad de vida. Ahora bien, si nos preguntamos ¿qué la provoca? Probablemente pienses en falta de sueño, estrés, hambre y otros factores  y, ciertamente, estos son agentes desencadenantes de esta afección. No obstante, su origen sigue siendo incierto, incluso a pesar de las múltiples investigaciones que se han realizado al respecto.

En concordancia sobre este tema, en un artículo publicado en la revista Neurochemical Research se indica que el déficit de energía cerebral puede provocar estrés oxidativo cerebral –se produce cuando nuestro cuerpo no dispone de los antioxidantes necesarios para combatir radicales libres– y, en consecuencia causar una “migraña como respuesta protectora”.

Producción inadecuada de energía puede desencadenar una migraña

Cuando el cerebro utiliza energía en exceso o de forma inadecuada, estimula la “sobreproducción de oxidantes”. En efecto, se produce un desorden energético y un molesto dolor de cabeza como respuesta correctiva, lo que significa que el cerebro usa la jaqueca para advertir a las personas que no están usando sus reservas energéticas apropiadamente.  

Como es sabido, el cerebro es uno de los órganos que más consume energía, incluso cuando dormimos. Esto debido a que necesita combustible para procesar información y controlar las funciones del cuerpo. En ese orden idea, Jonathan Borkum, autor del artículo y profesor asociado adjunto de psicología en la Universidad de Maine, expresa:

“El cerebro humano equilibra el nivel de defensa antioxidante con la cantidad de energía producida y viceversa para crear un ciclo estrictamente regulado que mantiene la producción de energía y el redox celular en un óptimo rango. El estrés oxidativo creado por el desequilibrio energético asociado con la migraña amenaza la viabilidad neuronal a corto plazo y se sospecha que es una causa de enfermedad neurodegenerativa a largo plazo”.

Los ataques de migraña demandan una reducción de energía cerebral

Ilustración del cerebro humano

Como hemos venido diciendo, la migraña surge como respuesta ante el desgaste de energía cerebral. Por lo tanto, estos dolores de cabeza demandan una reducción energía cerebral, aumento de la actividad física, así como eliminar la apoptosis –muerte celular programada que controla el crecimiento del cuerpo–.

Incluso, liberar diferentes factores de crecimiento, estimular la producción de neuronas, reducir la producción de especies reactivas del oxígeno y elevar las defensas antioxidantes. Básicamente, con estos mecanismos de protección se buscan equilibrar la producción y la demanda de energía en el cerebro, Según Borkum.

Si bien la migraña varía de persona a persona, este estudio sugiere que la falta de energía cerebral y el estrés oxidativo deben tratarse de manera simultánea cuando se trata de prevenir esta afección.

Referencia:

Déficit de energía cerebral como fuente de estrés oxidativo en la migraña: una base molecular para la susceptibilidad a la migraña. https://link.springer.com/article/10.1007/s11064-021-03335-9

Escribir un comentario