El COVID-19 se ha extendido por el mundo infectando a más de 180 millones de personas y llevándose las vidas de casi 4 millones. Con el tiempo, hemos desarrollado mecanismos para defendernos de él, pero nuevas investigaciones sugieren que ello podría no ser suficiente. Todo ya que, según parece el coronavirus SARS-CoV-2 ya ha encontrado una ruta alternativa para infectar nuestras células.

El planteamiento viene de la mano de los coautores principales Sebla Kutluay, M. Ben Major, Alan A. y Edith L. Wolff, junto a su equipo de investigación. De acuerdo a lo publicado en Cell Reports, los científicos podrían haberse topado con una mutación del SARS-CoV-2 que no requiere de la proteína ACE2 para infectar las células humanas.

Hasta la fecha, habíamos oído de cómo el coronavirus había estado mutando para hacer más fuerte a su proteína pico –que se conecta con el receptor ACE2–. Sin embargo, el actual es el primer estudio en plantear una mutación lo suficientemente radical como para que el SARS-CoV-2 cambie por completo su ruta de acceso a nuestro organismo.

Una loca sorpresa

En un principio la investigación de los científicos no iba orientada a encontrar nuevas mutaciones del SARS-CoV-2. De hecho, lo que buscaban era estudiar con más profundidad las mutaciones que ocurrían en las células infectadas con el virus.

Ahora, lo que hacía diferente su propuesta es que estudiarían al coronavirus en las células donde naturalmente se podrían encontrar, es decir, aquellas pertenecientes a los pulmones –además de usar unas del cuello y la cabeza también–. Ello los separaba de investigaciones previas, que habían simplemente usado células renales de primates, porque el virus crece bien en ellas.

Ilustración del coronavirus. SARS-CoV-2
Crédito: Dotted Yeti. Vía biotechmagazineandnews.com

Como ya dijimos, su meta era observar qué cambios había en las células de cuando el SARS-CoV-2 las infectaba. Pero, al final, los resultados estuvieron lejos de ser los esperados.

El único [cultivo de células] que pudo infectarse fue el que había incluido como control negativo. (…) Era una línea celular de cáncer de pulmón humano sin ACE2 detectable. Fue una loca sorpresa”, recordó Major.

Es decir que, de las 10 líneas celulares de pulmón, cabeza y cuello, que se estudiaron, solo aquellas que teóricamente no debían infectarse (por la falta del receptor ACE2) terminaron por contaminarse. Como consecuencia, los investigadores dieron con una nueva mutación del coronavirus que al parecer puede infectar nuestras células por una ruta alterna tan nueva como desconocida para la ciencia.

El coronavirus mutó para encontrar rutas alternas con las que seguir infectando las células

Una vez detectada tal anomalía, la investigación de los miembros de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis cambió de rumbo. Ahora, su meta era aprender todo lo posible sobre la nueva mutación y lo ella implicaría para el mundo.

Esta mutación ocurrió en uno de los puntos que cambia mucho a medida que el virus circula en la población humana. (…) La mayoría de las veces, los receptores alternativos y los factores de unión simplemente mejoran la entrada dependiente de ACE2. Pero en este caso, hemos descubierto una forma alternativa de infectar un tipo de célula clave, una célula pulmonar humana, y que el virus adquirió esta capacidad a través de un mutación que sabemos que surge en la población”, dijo Kutluay, Ph.D., profesor asistente de microbiología molecular y coautor principal del estudio.

En otras palabras, se descubrió que la mutación del coronavirus que puede infectar las células por una ruta alterna está apareciendo naturalmente entre los humanos. La muestra de los investigadores se obtuvo de una persona en el estado de Washington, pero al estudiar más a fondo, notaron otras muestras con la misma mutación en su aminoácido en la posición 484 de la proteína pico del SARS-CoV-2.

Como ya sabemos, la proteína pico es una de las áreas que más mutan en el coronavirus. No obstante, no se esperaba una mutación tan radical que fuera capaz de alterar por completo los mecanismos de invasión del COVID-19.

¿Debemos preocuparnos?

Dados nuestros datos y los de otros, es posible que el virus esté bajo presión selectiva para ingresar a las células sin usar ACE2. De muchas maneras, da miedo pensar en la población mundial luchando contra un virus que está diversificando los mecanismos al que puede infectar células”, reflexionó Major.

Ello hizo que los investigadores se vieran en la necesidad de probar rápidamente qué tanto afectaba la nueva mutación la efectividad de las vacunas y anticuerpos que ya utilizamos contra el virus. Afortunadamente, según sus estudios con anticuerpos y los sueros sanguíneos, la mutación aún parece ser vulnerable a su acción.

Aun así, en un futuro será importante estudiar la nueva variante para entender a fondo cómo actúa en el organismo. Ello además de identificar exactamente cuál ruta alterna utiliza el coronavirus para infectar nuestras células.

Referencia:

Systematic analysis of SARS-CoV-2 infection of an ACE2-negative human airway cell: https://doi.org/10.1016/j.celrep.2021.109364

Escribir un comentario