Algunas veces los gestos son sustitutos de las palabras, incluso pueden llegar a hablar por sí solos. Pero cuando se trata de bebés, las cosas cambian un poco, pues no dominan el vocabulario. Pero, a pesar desconocer el significado de muchas palabras, los gestos que los niños realizan con sus manos pueden ser un indicativo de las habilidades verbales que desarrollarán a futuro.

Así lo afirma un estudio realizado por investigadores de las universidades de Chicago, Iowa y un equipo de Prosodic Studies, en el que señalan que la aparición temprana de gestos en niños entre 1 y 5 años en interacciones cotidianas con sus familiares podría ayudar a predecir cómo serán sus habilidades verbales o comunicativas.

Una aparición temprana de gestos en los niños es un indicativo de mejores habilidades verbales

Vía: Shutterstock

De acuerdo con los investigadores, cuando los niños se acercan a la edad de cinco años “obtienen mejores resultados en cuanto a sus habilidades narrativas verbales”. Eso significa que, mientras más temprano empiecen a hacer gestos con sus manos, mejores habilidades verbales desarrollarán. Se podría decir que los bebés manifiestan sus ganas de hablar a través de este tipo movimiento.

Sin embargo, no todos los gestos que hacen los bebés predicen el desarrollo de sus habilidades verbales. El hecho de que un niño mueva sus manos para representar una pelota o expresar un “no sé” subiendo sus hombros, no es indicativo de que desarrollarán habilidades narrativas a temprana edad.

No todos los gestos predicen el mismo resultado

Tal como mencionamos, los gestos que destacan en el estudio son los deícticos, que aparecen en el primer año del bebé –entre los 9 y 12 meses, específicamente–. De acuerdo con una definición de 1979, estos gestos “refieren a apuntar, mostrar, ofrecer, dar y realizar peticiones en forma de ritual”. Además, en el 2000, Goodwyn, Acredolo y Brown ya adelantaban que:

“Estos gestos intencionales tempranos constituyen un claro avance sobre el actuar meramente sobre los objetos, pero todavía son primitivos en cuanto a la sofisticación de la representación, ya que el significado del referente es claro solo si el observador sigue la trayectoria del gesto hacia su objetivo. Pero constituyen un importante paso en el desarrollo simbólico y pavimentan el camino al aprendizaje del lenguaje verbal”.

De esta manera, si bien todos los gestos constituyen el lenguaje no verbal del bebé, son solo los deícticos los que sí predicen cómo serán sus habilidades narrativas verbales. Los gestos icónicos y otros tradicionales como voltear la mano en señal de confusión o duda, ya aparecen acompañando el lenguaje verbal, aproximadamente a los 3 años de edad.

El estudio se realizó bajo la metodología longitudinal, es decir, analizaron datos de los niños durante varias etapas de sus vidas. Los investigadores observaron el discurso y tres tipos de gestos en 45 niños en edades comprendidas entre 14 y 58 meses mientras interactuaban con sus cuidadores en el almuerzo o durante sesiones de juego y otras actividades como la lectura. Se enfocaron en examinar el “valor predictivo de los gestos deícticos, en comparación con los gestos como voltear las manos y los gestos icónicos”.

Ya a los 5 años, los niños sujetos del estudio participaron en una actividad en la que tenían que narrar la historia de una caricatura sin emitir sonidos. Los resultados arrojaron que los gestos deícticos a temprana edad representaron un rol muy importante en su desarrollo narrativo cuando estuvieron más grandes.

Si bien aún los investigadores no han logrado demostrar de manera empírica que los gestos deícticos son determinantes en la habilidad de cada niño en la estructuración del discurso o en la calidad de sus habilidades verbales, sí sostienen que son clave en el desarrollo del lenguaje temprano de cada niño.

Así, recomiendan que, para mejorar la comunicación verbal de los niños de 5 o 6 años, se les anime a emplear gestos deícticos en sus primeros años de vida, pues sí los hacen niños más comunicativos y con capacidades de contar una historia.

Referencia:

The predictive value of non-referential beat gestures: Early use in parent-child interactions predicts narrative abilities at 5 years of age.  https://doi.org/10.1111/cdev.13583

Gestural Communication in Early Infancy: A Review of its Development, Relation With Language and Intervention Implications. https://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-22282007000200009

Escribir un comentario