¿En qué piensas cuando escuchas la palabra “Botox”? Probablemente te imagines un consultorio de estética con personas recibiendo inyecciones en su rostro para eliminar líneas de expresión y, ciertamente, así es. Sin embargo, a nivel científico su utilidad va más allá. El Botox se puede utilizar para combatir migrañas crónicas e incluso para lidiar con los síntomas de la depresión.

Así lo indica el psiquiatra de la Universidad de Texas, Michelle Magid, quien ha recetado Botox a sus pacientes como tratamiento antidepresivo en numerosas oportunidades. Bajo la premisa de que esta neurotoxina –toxina que afecta el sistema nervioso– paraliza los músculos faciales y evita o dificulta la fruncir el ceño, se cree que elimina la retroalimentación emocional negativa. Eso significa que podríamos responder de forma positiva ante efectos adversos.  

El Botox cambia el humor de las personas

Esa idea también la comparte el Dr. Eric Finzi –director médico del Centro Cosmético Chevy Chase, Maryland–,el Botox cambia el humor de las personas al controlar las líneas del rostro, específicamente al minimizar expresiones de enojo, miedo y tristeza.

“Si pones Botox allí,  haces que sea más difícil para tu cara expresar una emoción negativa y por ende, que sea más difícil que tu cuerpo la sienta. No lo hace imposible, es solo un camino. Pero es un camino en el cerebro que puede dirigirse específicamente a este músculo emocional negativo en particular”, explica Finzi.

Al usar Botox prácticamente engañamos a nuestros cerebros. Esto debido a que si detecta que algo positivo está sucediendo en nuestro cuerpo, los cambios se reflejarán a nivel emocional. “La emoción detrás de él se enriquece… bloquear el ceño fruncido con Botox rompe el ciclo de retroalimentación”, explica Tillmann Krüger, psiquiatra de la Escuela de Medicina de Hannover.

Una alternativa para las personas intolerantes a los antidepresivos

Inyección sobre un fondo de color vinotinto

En vista de los beneficios que trae a nuestra salud mental, esta neurotoxina se considera una alternativa viable para tratar a las personas con depresión severa. Pero, sobre todo a aquellas intolerantes a los antidepresivos.

De hecho, en un metanálisis dirigido por Krüger se detectó que el poder de esta toxina “para aliviar la depresión fue más del doble de fuerte que el de los mejores antidepresivos orales aprobados”. Incluso, que son bastante tolerables y no hay que pensar en ellos como una pastilla diaria –por lo general se aplican cada seis meses–.

Cuestionamientos

Si bien los resultados obtenidos por los expertos han sido gratificantes, hay quienes cuestionan su uso. Por ejemplo, Eiko Fried, investigadora de la depresión en la Universidad de Leiden, dice que los efectos del Botox a gran escala tienden a desaparecer. Por esa razón, le preocupa que los psiquiatras les den falsas esperanzas a sus pacientes. Incluso, que no consideren sus efectos secundarios como la dificultad para respirar y tragar.

Más allá de los cuestionamientos que el tratamiento de la depresión mediante el Botox haya recibido, este estudio ha comprobado su efectividad y los beneficios que aportan a nuestra salud mental. ¿Tú qué opinas? Cuéntanos en los comentarios

Referencia:

Can Botox ease depression by eliminating frowns? Researchers have doubts. https://www.sciencemag.org/news/2021/06/can-botox-ease-depression-eliminating-frowns-researchers-have-doubts

How Treating Wrinkles May Also Relieve Depression. https://healthland.time.com/2012/12/27/how-treating-wrinkles-may-also-relieve-depression/?xid=newsletter-healthland

Escribir un comentario