Un estudio de campo realizado por el blog NTDEV revela que Windows 10 se ha ido haciendo más lento con cada actualización. Más allá de lo dramático de esta afirmación, las diferencias son segundos, algo que puede molestar mucho a algunos y solo un poco a otros.

El cambio más grande se ve en el uso de aplicaciones 32 bits como el explorador de Windows, el bloc de notas, el panel de control y o el editor de registro. Otro aspecto analizado fue el tiempo de arranque y sí, no estás volviéndote loco, la PC tarda más en iniciar Windows que hace unos años.

Las actualizaciones problemáticas

Para este estudio se usaron varias PCs con 4 GB de RAM, un procesador de 4 núcleos y un disco duro de 32 GB. Cada una tenía una versión de Windows distinta y se hacían los test en cada una para comparar tiempos. Pronto verás que la creators update (buildf 15063) es la que comienza a dar problemas, y es que hay que tener en cuenta que está trajo nuevas funciones y archivos.

La primera prueba es la de tiempo de instalación. La actualización de abril del 2017, la creators update es la primera en dar problemas al subir de 12 a 15 minutos el proceso de instalación. La segunda es la build de finales del 2018 (actualización 17763) que lleva el proceso a los 18 minutos cuando todo había comenzado en 12 minutos. Mientras que ahora mismo toma un poco menos de 15 minutos.

Pruebas de Windows 10

Es una costumbre que la Creators build y la 17763 son las que empiecen a dar problemas. Sin embargo, también es justo decir que las actuales mejoran casi siempre estos números, pero sí, las nuevas funciones ralentizan casi siempre todo.

Lo mismo sucede con el proceso de arranque, Windows 10 iniciaba en 13 segundos y ahora tarde 34, lo más alto en su historia. Así que hay 20 segundos de diferencia, algo que definitivamente molestará s muchos. Vale acotar que esto es con un disco duro con solo Windows y que el inicio rápido no está activo. Ah, y no hay que olvidar el proceso de reinicio que ha ido aumentando hasta los 45 segundos.

El antivirus mejora bastante

Las aplicaciones 32 bits comenzaron abriéndose en solo 7 segundos como promedio. La build 17763 las llevó a unos terribles 20 segundos de promedio mientras que ahora tardan 15, el doble que al inicio.

Los resultados son consistentes en todos los especuladores, a excepción de dos: GDI y antivirus. La interfaz de gráficos había estado aumentando su capacidad para mostrar animación básicas y demás transiciones, pero ls última actualización resolvió esto. Mientras que el antivirus comenzó tomándose un promedio de 23 segundos para el análisis rápido, ahora solo se toma 14.

Pruebas de Windows 10

Eso sí, tomen en cuenta que este test no tenía archivos que revisar. Lo que indica en cualquier caso es que el odiado antivirus de Windows se ha vuelto muy competente y rápido, incluso en una PC de gama baja como la usada para las pruebas.

Entonces queda claro que la adición de nuevas funciones ha ido ralentizando al sistema operativo de Microsoft, en algunos casos más que en otros. Pueden ver el proceso de las pruebas en el video a continuación.

Escribir un comentario