Los comercios electrónicos llevan ya unos años mejorando sus ventas, pero durante la pandemia mundial han visto su facturación crecer exponencialmente. Si tú no has sido de esos, es probable que necesites leer a fondo este artículo y tomar algunas decisiones importantes.

En primer lugar, a la hora de crear una tienda en línea tenemos que tener claro que ni todo en internet es gratis ni que no existen riesgos asociados. Pero sí que hay muchas oportunidades ahí afuera esperando a que alguien dé con la tecla adecuada y pueda hacer sonar la melodía.

Errores que pueden llevar tu eCommerce al fracaso

Razones para montar una tienda online hay muchas, especialmente si ya contamos con un local físico. Pero también puedes hacerlo directamente a través de la red, y puede ser igualmente un éxito. Para ello, debes de evitar los errores que te presentamos a continuación.

No usar las herramientas adecuadas

Si no sabes por dónde empezar al crear tu tienda online, pide ayuda a profesionales. En Wix, por ejemplo, llevan trabajando con páginas webs 15 años. Ellos te guiarán y asesorarán para que puedas lanzar tus productos al mercado y gestiones la tienda de la mejor manera.

Tener una baja inversión

Como hemos dicho antes, las soluciones mágicas y gratuitas no existen en internet. Primero necesitarás una buena inversión para iniciar tu andadura en este mundo, tanto para su desarrollo como para la promoción por la web. Después, más allá del goteo constante de inversión en publicidad, será importante que dediques tu tiempo y tu esfuerzo para que el proyecto salga adelante.

No cuidar la experiencia de usuario

Cualquier usuario que entre en tu página web es un potencial cliente: no lo trates mal. Es importante proporcionar información clara en donde los clientes sientan que todas, o mínimo que la mayoría, de dudas son resueltas. Además la web debe de ser clara y adaptarse a los diferentes dispositivos para asegurarse que tengan la mejor experiencia posible al entrar a tu sitio web. En grande, la web debe de ser clara, sencilla e intuitiva. 

Gestionar mal el stock

La página web de una tienda online es como el escaparate y las estanterías. Pero más allá de los productos expuestos, tienes que perfeccionar todos los sistemas de almacenaje y logística para que no te perjudiquen. Trata de encontrar el equilibrio entre tener lleno el almacén y tenerlo completamente vacío.

Elegir el nicho equivocado

Parece que ya se vende todo por internet, pero no es así. Hay muchas páginas muy bien posicionadas que cubren algunas de las necesidades de los usuarios. Dedica parte de tu tiempo a preparar un plan de marketing y un estudio de mercado, para encontrar justo aquello que mucha gente necesita y pocas páginas están vendiendo.

No ofrecer diferentes métodos de pago

El usuario por fin ha llegado al carrito y está dispuesto a comprarte algunos productos. No le compliques la vida a la hora de pagar. Las tarjetas bancarias y PayPal son las formas de pago más extendidas, pero también puedes ofrecer la opción de pagar contrarrembolso o directamente por transferencia bancaria.

No generar contenidos de calidad

Seguro que has leído más de una vez que al cliente no solo hay que venderle lo que tienes, también hay que darle contenido interesante. Pues con una tienda online debes hacer lo mismo. Incluye en tu página web un blog que hable de temas relacionados con tus artículos, incluye descripciones de cada producto que sean de verdad útiles y envía newsletters con cierta regularidad para que no se pierdan las novedades.

Precios poco claros

Ya sea porque están expuestos de forma confusa, en un tamaño muy pequeño o prácticamente apartados de la vista, a nadie le gusta no saber cuánto va a pagar. El precio es claramente uno de los factores más importantes a la hora de decidir una compra, por lo que debe estar bien visible para el usuario. Si crees que el precio puede ser un problema, no lo ocultes, revisa tu estrategia.

Baja transparencia e información

Como decíamos antes, es importante que todo se lo dejes claro al cliente en cuanto entre por tu puerta virtual. Que tenga que pensar lo menos posible, y le quede claro de un simple vistazo qué vendes y quién eres. Incluye en tu web un apartado legal y otro de preguntas frecuentes, toda la información que ofrezcas será bienvenida.

Sin facilidades de envío

Te sorprendería saber cuánta gente deja el carrito sin comprar por los costes de envío, aunque sean 3€. Se valora más un envío gratis a cambio de un pequeño aumento de los precios que tener que pagar por algo que no estás “comprando”. De la misma forma, ofrece diferentes posibilidades, como un envío premium que llegue a su destino en muy poco tiempo.

Esperamos que este repaso por los diferentes errores que se comenten en los eCommerce te sirva para que tu web mejore. Trata de ir añadiendo diferentes facilidades para el cliente y, sobre todo, escucha a tus usuarios. Ellos te dirán qué falla.

Escribir un comentario