Escuchar música es una de las actividades más placenteras que existen. El simple hecho de oír nuestro género favorito nos reconforta. Sin embargo, cuando se combina con actividades físicas como trotar, los beneficios son aún mayores.

Un estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Edimburgo, indica que las personas que “escucharon una lista de reproducción seleccionadas por ellos mismos” mientras trotaban registraron un mejor rendimiento. Incluso, después de haber completado una tarea exigente. Por tanto, escuchar música mientras te ejercitas es clave para aliviar el estrés.

Los entusiastas del fitness que se sometieron al estudio estaban mentalmente fatigados

Persona bajo cubierto de palabras que dicen estrés

Para probar la relación causa-beneficio entre estas dos actividades, los investigadores contaron con la participación de “dieciocho entusiastas del fitness” mentalmente fatigados (antes de comenzar presentaron una prueba cognitiva por computadora de 30 minutos). En ese estado, los investigadores pudieron evaluar su rendimiento en carreras de resistencia.

“La fatiga mental es un problema común para muchos de nosotros y puede afectar negativamente muchas de nuestras actividades diarias, incluido el ejercicio. Por tanto, resulta útil encontrar formas seguras y eficaces de reducir este impacto negativo, dice el Dr. Shaun Phillips, de la Escuela de Educación y Deporte Moray House de la Universidad de Edimburgo .

En una de las pruebas, se analizaron los efectos de la música sobre la capacidad de carrera a intervalos de nueve deportistas. Básicamente, lo que hicieron fue alternar “carrera de alta intensidad y trote de menor intensidad”. Mientras que el resto de los participantes se enfrentaron en una carrera contra reloj de 5 kilómetros. Para sorpresa de los investigadores, los deportistas mejoraron considerablemente sus tiempos en comparación con los entusiastas que realizan estas actividades sin música.

Música autoseleccionada

Si bien los corredores seleccionaron su propia lista de reproducción, los hicieron con música  autoseleccionada. Específicamente con “canciones  motivacionales con un cuestionario previo a la prueba que les pedía que calificaran el ritmo, estilo, melodía, tiempo, sonido y el ritmo de la música”. De esa forma, lograron armar una lista de reproducción que respondiera a sus necesidades.

Evidentemente, estos resultados pueden ayudar a las personas físicamente activas a mejorar su capacidad y rendimiento cuando se encentran en condiciones de estrés.

Referencia:

The effect of self-selected music on endurance running capacity and performance in a mentally fatigued state: http://rua.ua.es/dspace/handle/10045/113523https://doi.org/10.14198/jhse.2022.174.16

Escribir un comentario