Varios estudios han demostrado que la historia con el coronavirus no termina después de la recuperación de la infección. Muchos pacientes han reportado síntomas persistentes meses después de haberse contagiado, como fatiga, pérdida del olfato y el gusto, entre otros. Ahora una nueva investigación ha demostrado que los adultos recuperados de COVID-19 también pueden desarrollar un síndrome inflamatorio multisistémico.

Los investigadores describieron en Canadian Medical Association Journal (CMAJ) el caso de un hombre que, tras cuatro semanas de haber dado positivo para el SARS-CoV-2, desarrolló síntomas agudos. Tras someterlo a múltiples pruebas, estas revelaron signos de inflamación y sustentaron la conclusión de los médicos. Y aunque el síndrome se haya observado mayoritariamente en niños adolescentes, este estudio demuestra que los adultos también están propensos.

Síntomas graves tras la infección con el coronavirus SARS-CoV-2

El hombre acudió al hospital aquejado por una serie de síntomas peculiares que incluían dificultad respiratoria prolongada, fiebre de 40 °C, hinchazón, frecuencia cardíaca elevada (150 latidos/min) y fatiga grave.

Ojo derecho, lengua y pie izquierdo del paciente con síndrome inflamatorio multisistémico de COVID-19.
(A) Conjuntivitis bilateral en el ojo derecho; (B) eritema de lengua; (C) eritema en los dedos del pie izquierdo. Crédito: CMAJ.

Además presentaba conjuntivitis no purulenta bilateral y agrandamiento de la lengua (lengua COVID-19), así como eritema en los dedos de los pies. La presión presión arterial del paciente era de 106/67 mm Hg y su saturación de oxígeno en el aire ambiente era normal.

Entre otros problemas, las pruebas revelaron un agrandamiento anorma en la parte derecha del corazón, así como inflamación en los pulmones. Cabe destacar que no anteriormente no había sido diagnosticado con comorbilidades ni había recibido la vacuna contra COVID-19 que pudieran estar relacionadas.

El cuadro del paciente encajaba con los casos notificados de complicaciones poco comunes, pero de alto nivel de gravedad observada mayoritariamente en niños y adolescentes infectados con el coronavirus. Estas son el síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C) y la enfermedad de Kawasaki, de la cual hablamos a detalle en una nota previa.

Diagnóstico: síndrome inflamatorio multisistémico post COVID-19

“Dada la historia reciente del paciente de infección por SARS-CoV-2, fiebres sin síntomas localizadores, alteraciones de la mucosa oral, adenopatías cervicales, conjuntivitis y alteraciones de las extremidades inferiores, sospechamos síndrome inflamatorio post-COVID-19”, escribieron los autores en su artículo.

Los médicos especialistas en estos casos estuvieron de acuerdo en diagnosticarlo como síndrome inflamatorio multisistémico en adultos (MIS-A), así como para la enfermedad de Kawasaki. Para ello, tomaron en consideración los criterios preliminares establecidos por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, según siglas en inglés).

Ahora bien, varios estudios han reportado estos síndromes en pacientes afectados por la COVID-19; sin embargo, este caso es particular porque la mayoría de las veces se habían diagnosticado en personas menores de 50 años.

Por lo tanto, la principal conclusión de este estudio es que la edad no debe limitar el diagnóstico potencial. El síndrome inflamatorio multisistémico también se pueden presentar en adultos mayores y, por fortuna, estos también pueden responder al tratamiento.

Referencia:

Multisystem inflammatory syndrome in an adult after SARS-CoV-2 infection. https://www.cmaj.ca/content/193/25/E956

Escribir un comentario