En vista de que vivimos en una era digital, los adolescentes tienden a pasar mucho tiempo detrás de las pantallas de sus teléfonos inteligentes, tablets y ordenadores. Si bien es una práctica bastante común, puede afectar sus horas de sueños.

De hecho, un estudio reciente sugiere que esta práctica puede ocasionar que las personas duerman mal e incluso que amanezcan sin energía. En efecto, pueden pasar el día fatigados y con pereza.

Pasar mucho tiempo detrás de las pantallas tiene un efecto bidireccional

Chica adolescente usando un móvil

Para llegar a esta conclusión, los investigadores evaluaron a 345 niños (con edades entre 12 y 14 años) por seis meses. Durante este período, descubrieron que esta práctica “no solo interrumpía el sueño, sino que tenía un efecto ‘bidireccional’” sobre los adolescentes.

Eso significa que ante la ausencia de sueño, tienden a seguir usando dispositivos multimedia. En vista de los resultados, la profesora asociada en el departamento de psicología y servicios humanos de la Universidad de Oregon, Atika Khurana, dice:

“Así se crea este círculo vicioso en el que participar en el uso de los medios de comunicación a la hora de acostarse puede resultar en un sueño de mala calidad, que con el tiempo impulsa un mayor uso de los medios de comunicación a la hora de acostarse”.

Ver videos por largos períodos de tiempo sobreestimula el cerebro de los más jóvenes

Adolescente viendo un video

En el caso de los adolescentes, pasar mucho tiempo detrás de las pantallas, involucra mayor interacción en la redes sociales. Con base en ello, los investigadores señalan que la visualización de videos por largos períodos de tiempo sobrestímela el cerebro de los más jóvenes, es decir, que su actividad aumenta cuando en realidad lo que se busca es que disminuya (para que logren conciliar el sueño de forma eficiente).

Evidentemente, la situación es preocupante. Sin embargo, es una problemática que se debe atacar directamente en casa. Por tanto, los investigadores recomiendan que los padres ayuden a sus hijos a “desarrollar buenos hábitos y establecer una higiene del sueño saludable desde el principio”. Además, agregan que deberían dar el ejemplo y evitar que sus hijos los vean haciendo lo que no deberían (pasar mucho tiempo detrás de una pantalla).

“El simple hecho de tener acceso a dispositivos multimedia basados ​​en pantallas en los dormitorios se ha asociado con una mala calidad y cantidad de sueño entre los adolescentes, lo que con el tiempo puede generar dificultades con el control de la atención,” dice Heather Leonard, estudiante de doctorado y autora principal del artículo.

Así que si estás interesado en cuidar tus horas de sueño, comienza por alejar los dispositivos multimedia de tu habitación en las noches. Pero, sobre todo, elimina “el tiempo frente a la pantalla una hora antes de acostarte”, así lo recomiendan la National Sleep Foundation y la American Academy of Pediatrics.

Referencia:

Bedtime media use and sleep: evidence for bidirectional effects and associations with attention control in adolescents: https://doi.org/10.1016/j.sleh.2021.05.003

Escribir un comentario