En la actualidad existen muchas inclinaciones sexuales, unas más reconocidas que otras. Pero, ¿alguna vez has escuchado hablar de personas transespecies? Probablemente sí. Y es que, este término se usa para describir a los seres humanos que se creen animales.

Prácticamente, un transespecie es como un transexual, pero con inclinaciones hacia otras especies. Algunos se consideran perros, gatos, aves y hasta reptiles, a tal punto de que hacen lo necesario para parecerse lo más posible a ese animal que dicen llevar dentro.

Las personas transespecies buscan aceptación

Al igual que otras tendencias, los transespecies buscan comprensión, aceptación y reconocimiento por parte la sociedad. Ellos afirman que son animales encerrados en cuerpos humanos y que no tiene la culpa de haber nacido en la especie equivocada.

Sin dudas, ese tipo de pensamiento es muy común en estos tiempos, donde las personas con ciertas inclinaciones sexuales (fuera de lo tradicional) utilizan esa frase para defender su postura. Adicional a ello, hay quienes “han renunciado a sus derechos como seres humanos para que a su vez sean amparados por los de protección animal”. Ciertamente, suena un poco irracional, pero la tendencia existe y se ha expandido a nivel mundial.

Transespecies Society: una de las asociaciones que da voz a “identidades no humanas”

Como señalamos, esta tendencia está presente en muchas regiones del mundo. Inclusive, algunas ya se agrupan bajo ciertas organizaciones. Una de ellas es Transespecies Society, una asociación con sede en Barcelona, España, que “nace con la finalidad de dar voz a personas con identidades no humanas, defender la libertad al auto diseño, y, promover la investigación y creación de nuevos sentidos y órganos en comunidad”.

Esta organización surge gracias a Cyborg Foundation (una comunidad de personas que se creen robots) en el 2017. Además, la encabeza el activista cíborg británico Neil Harbisson, la española transespecie Moon Rivas, y Manel Muñoz en el año 2017.

Estas personas se apoyan en la doble moral para defender su discurso

Dos hombres frente a frente acostados en una grama
Los transespecies se excusan en la homosexualidad para defender sus ideales.

En vista de que sus inclinaciones son un poco extrañas, por decirlo de alguna manera, las personas transespecies utilizan el “concepto de doble moral” para defender sus ideales. Específicamente, casos de abandono de animales, la homosexualidad y el aborto.

Ellos indican que algunas personas señalan a otras de enfermas (transespecies) por amar a los animales cuando los abandonan sin importarles su sufrimiento. En cambio, están a favor del asesinato de los que realmente no tienen cómo expresar su sentir, refiriéndose al aborto.

“Si siempre te sentiste ajeno a tu especie, no tienes por qué reprimir tu identidad de especie, tú no tienes la culpa de haber nacido en la especie equivocada. En pleno Siglo XXI no hay espacio para la discriminación”, indica la Comunidad Transespecie y Zoosexual (así se llaman en Facebook).

Uno de los miembros del grupo, llamado Mario, dice sentirse como un ave, al mismo tiempo que solicita apoyo de sus colegas. En específico, indica que nunca se ha sentido como un ser humano, agrega que siempre ve la ventana y mira a los pájaros, pero su país y “su mente retrógrada” lo consideran una anomalía. “Quiero ser un pájaro desde lo más profundo de mi ser”, expresa.

Al igual que Mario, Tom Peters –un británico de 32 años –se siente como un dálmata (se hace llamar Spot) y pide se le reconozca como tal, puesto que vive y actúa como un perro. En el video, él explica por qué se comporta como un animal.

Los transespecies son capaces de mantener relaciones sexuales con animales

Hasta ahora, hemos dicho que los transespecies son personas que dicen haber nacido en un cuerpo equivocado, pero que en realidad se consideran animales. En ese sentido, son capaces de mantener relaciones sexuales son otras especies (se llaman zoosexuales).

Ellos pueden llegar al acto sexual con animales, siempre que la otra parte de su consentimiento. “Y por si no te habías dado cuenta, los animales también expresan aprobación o desaprobación”, sustentan. Ciertamente suena raro, puesto que no nos comunicamos de la misma forma, ni mucho menos compartimos el mismo idioma.

Ilustración donde se ejemplifican los sentimientos de los perros

Sin embargo, para no caer en el bestialismo, ellos emplean la ilustración anterior, donde “atribuyen sentimientos a determinadas actitudes de los perros”, para explicar ese proceso. De esa forma, pueden saber si son o no del agrado de esta especie. Alegan que “ni a los varones homosexuales les gustan todos los hombres; ni a las lesbianas les gustan todas las mujeres; ni a los zoosexuales les gustan todos los animales”.

A todas estas, ¿realmente existen las personas transespecies?

No somos quienes para responder esa pregunta, pues, comprender la mente humana es un tema bastante complicado. No obstante, a través de los años la relación entre las personas y los animales se ha fortalecido. Hemos llegado a otorgarle cualidades humanas a objetos y otras especies, los robots son un ejemplo claro de ello. Y si hablamos de empatía, hemos creado lazos con ciertos animales (mascotas).

Pero, que una persona se crea un gato, pájaro o hasta un caballo es traspasar nuestras capacidades y nuestra propia realidad. En ese sentido, los psicólogos son muy drásticos con este movimiento. De hecho, consideran que estas inclinaciones “derivan de alguna enfermedad mental. Aseveran que se trata de ilusiones que crean ellos mismos a causa de alguna patología como bipolaridad, esquizofrenia o licantropía clínica”.

Por ejemplo, el psiquiatra Darío Quimbay explica que esta tendencia “no es un trastorno mental, sería un trastorno mental si estuviera dentro de las clasificaciones que existen actualmente. Es un delirio, un delirio es algo que se sale de la realidad del cual una persona se convence. No es una enfermedad, es un síntoma de una enfermedad”.

Asimismo, agrega que “técnicamente, transespecie es un neologismo. ¿Qué quiere decir esto? Los transespecies, biológicamente, son inexistentes. Implicaría combinar el ADN de una persona con un animal o de un animal con otra especie y la biología nos enseña que es imposible el fruto o el producto y no sería viable. Es decir que los transespecies, desde el punto de vista técnico médico, no existen”.

Sin lugar a dudas, estas inclinaciones son bastantes extrañas, pero en pleno siglo XXI cualquier cosa se puede esperar. Y tú, ¿qué opinas al respecto?

1 comentario

  1. cesar ruiz p. Respuesta

    estas son desviaciones sexuales, parafilias anormales, transtornos de conductas.

Escribir un comentario