Tanto el cambio climático como el calentamiento global son problemáticas que se han ido agravando poco a poco en el mundo. Ahora, la ciencia busca formas no solo de entender los fenómenos, sino de hacerles frente. Con eso en mente, se va visto en los microbios del océano una oportunidad para regular la temperatura de la Tierra.

La idea ha venido de una publicación presentada en la reconocida revista científica Procedings of the National Academy of Science (PNAS). Detrás de ella, estuvo el equipo de investigadores conformado por Jeffrey J. Marlow,  Daniel Hoer, Sean P. Jungbluth, Linda M. Reynard, Amy Gartman, Marko S. Chavez, Mohamed Y. El-Naggar, Noreen Tuross, Victoria J. Orphan y Peter R. Girguis.

Según su investigación, los microbios oceánicos podrían tener la clave para regular las temperaturas del planeta. Un detalle que nos sería de gran utilidad ahora que nos enfrentamos a uno de los peores momentos del calentamiento global.

La importancia de los microbios en la regulación de la temperatura de la Tierra

En primer lugar, su estudio se dedicó a demostrar la relación existente entre los microbios del océano y la temperatura de la Tierra. Usualmente, ya sanemos que los terrestres se encargan de la mayor parte de la producción de metano en el mundo.

Dicho gas luego sube a la atmósfera y colabora con el efecto invernadero, aumentando la temperatura del planeta. Ello podría hacernos pensar que los microbios son más parte del problema que de la solución.

Imagen de rayos de sol iluminando el fondo del océano.
Vía istockphoto.com

El detalle está en que, en realidad, son parte de un gran ciclo. Como consecuencia, mientras los microbios de la tierra emiten metano, los de océano lo absorben. Gracias a ellos, una buena parte no se libera al ambiente y, por ende, no contribuye con los aumentos de temperatura en el mundo.

Para el caso de la investigación actual, los científicos se enfocaron en aquellos microbios oceánicos encontrados en las “rocas carbonatadas”. Es decir, en las formaciones rocosas subterráneas conocidas como “chimeneas” que son capaces de absorber el metano, como un “biofiltro” y liberar en su lugar productos carbonatados, explicó Girguis, biólogo evolutivo de la Universidad de Harvard

Los ‘bosques de roca’

Específicamente, los investigadores notaron que el efecto más notorio de los microbios de los océanos se veía en los “bosques de roca”. Es decir, en las conglomeraciones de “chimeneas” que se alzaban unas junto a otras hasta 150 cm por encima del fondo marino.

Según sus observaciones, los espacios que contaban con dichas formaciones rocosas carbonatadas absorbían hasta 50% más metano que el lecho marino por sí solo. Dicha capacidad aumentada, según parece, es producto de los canales y poros de las rocas, que permiten a los microbios hacer colonias más abundantes.

Entender la acción de los microbios en los océanos podría ayudarnos a combatir el calentamiento global

Para los autores del estudio, los descubrimientos hechos con referencia a los bosques de roca y los microbios del océano podrían ser la clave para abordar el aumento de temperatura de la Tierra. Todo debido a que, al entender más sobre cómo funcionan sus procesos transformadores, se podría llegar a replicarlos.

De ese modo, la humanidad podría ponerlos a trabajar en diferentes áreas del planeta en donde, de otro modo, tales procesos no se estarían llevando a cabo. Como consecuencia, nos encontraríamos ante una oportunidad única para reducir las cantidades de metano que se liberan al ambiente y, con suerte, ralentizar el proceso de calentamiento global.

Referencia:

Carbonate-hosted microbial communities are prolific and pervasive methane oxidizers at geologically diverse marine methane seep sites: https://doi.org/10.1073/pnas.2006857118

Escribir un comentario