La exploración espacial no solo es una actividad que nos ayuda a saber más del universo que nos rodea. En realidad, también es una importante fuente de información para proteger la seguridad del planeta y de nuestra especie. De allí la importancia del desarrollo de iniciativas como el satélite de búsqueda de asteroides de la NASA.

Desde el 2005, se han estado planteando diferentes alternativas para su construcción. Sin embargo, solo ha sido en los últimos años que dicho proyecto ha comenzado a desarrollarse con más ímpetu. Ahora, el telescopio espacial denominado Near-Earth Object Surveyor (NEO Surveyor) finamente está en los planes cercanos de la NASA.

Por ello, el reciente anuncio del inicio de una nueva etapa en su desarrollo nos muestra cómo la ciencia poco a poco avanza hacia un nuevo nivel de investigación espacial. Para dar a conocer la noticia, el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA publicó un comunicado en el portal oficial de la agencia.

Satélite de búsqueda de asteroides de la NASA iniciará su “fase preliminar”

Satélite de búsqueda de asteroides de la NASA.
Crédito: NASA/JPL-Caltech.

Dentro de la nota publicada el viernes 11 de junio, el JPL anunció que el NEO Surveyor entraría pronto en su fase de “diseño preliminar”. Con ella, se iniciará la cuenta regresiva para que el satélite de búsqueda de asteroides de la NASA llegue al espacio.

Según las predicciones, su despegue debería producirse en el 2026. En ese momento, el telescopio espacial se moverá hasta el Earth-sun Lagrange Point-1. Básicamente, se trata de un punto “gravitacionalmente estable” separado por 1,5 millones de kilómetros de la Tierra.

Desde allí, el NEO Surveyor tendrá una posición privilegiada para observar e identificar los asteroides que podrían afectar a la Tierra. Tal como lo explica Mike Kelley, científico del programa NEO Surveyor en la sede de la NASA:

“NEO Surveyor tendrá la capacidad de acelerar rápidamente la velocidad a la que la NASA puede descubrir asteroides y cometas que podrían representar un peligro para la Tierra, y está siendo diseñado para descubrir el 90% de los asteroides de 140 metros [460 pies] de tamaño o más en una década de su lanzamiento”.

Cambian las reglas de juego

Con su telescopio de 0,5 metros de ancho, el satélite buscador de asteroides se dedicará a buscar posibles amenazas. Para ello, contará también con un conjunto de sensores infrarrojos que le permitirán identificar objetos extraños que podrían estarse acercando a la Tierra y que son difíciles de observar con instrumentos de medición ópticos.

Asimismo, el NEO Surveyor ofrecerá a los científicos la oportunidad de detectar posibles amenazas incluso en el cielo diurno. Un detalle que irá de la mano con la capacidad de tipificar y describir con más claridad las características de cada asteroide detectado.

Según los cálculos de la NASA, en la actualidad se han identificado al menos el 40% de los asteroides de más de 140 metros. Con el NEO Surveyor, dicho número subiría hasta el 90% lo que nos permitiría saber con mucho más certeza si la integridad de nuestro planeta se encuentra amenazada o no.

Escribir un comentario