Un nuevo descubrimiento arqueológico podría ser lo más cercano que estará la humanidad a poder “caminar” junto a dinosaurios. Gracias a recientes excavaciones, se han ubicado las huellas de múltiples dinosaurios que podrían ser los más jóvenes que pisaron Gran Bretaña antes de desaparecer.

La mayor parte de la población de dichas criaturas desapareció hace más de 66 millones de años. Pero específicamente los dinosaurios de Gran Bretaña tuvieron una despedida mucho más temprana al mundo, desapareciendo hace 110 millones de años.

Las huellas de los dinosaurios “más jóvenes” de Gran Bretaña

Huella de dinosaurio.
Crédito: Museo Folkestone. Vía The Guardian.

La investigación realizada por Philip T.Hadland, Steve Friedrich, Abdelouahed Lagnaoui y David M.Martill, nos ha revelado los que podrían ser los últimos vestigios de los dinosaurios en las playas de Folkestone.

Para apoyar tal idea, los investigadores publicaron sus evidencias a través de la revista científica Proceedings of the Geologists’ Association. Con ellas, se comprobó que los sedimentos en Folkestone, Kent, son uno de los rastros más claros de la presencia de variados dinosaurios en las islas bretonas.

Registro de una huella de dinosaurio.
Crédito: Museo Folkestone. Vía The Guardian.

Entre los rastros encontrados, se identificaron huellas de dinosaurios como los anquilosaurios, los terópodos y los ornitópodos, todos considerados especies relativamente “jóvenes” y de tamaño mediano.

Los primeros fueron un tipo de herbívoro que se destacó por su estructura acorazada y de aspecto rugoso. Por su lado, los segundos eran carnívoros de tres dedos y, los últimos, también herbívoros, pero con icónicas “caderas de pájaro”.

Huellas que nos dan un vistazo a la historia oculta de los dinosaurios

Lugar de Gran Bretaña en dónde se encontraron las huellas de los últimos dinosaurios de la zona.
Crédito: Universidad de Portsmouth/PA.

Según parece, hace más de cien mil millones de años, las inundaciones eran un tema común por todo el territorio bretón. Como consecuencia, los dinosaurios tenían cada vez menos espacios en donde existir y, poco a poco, sus números fueron disminuyendo.

Por ello, las playas de Folkestone al sur de Inglaterra, cerca de los acantilados blancos de Dover, se convirtieron en un santuario para las criaturas que habían logrado sobrevivir. Por un lado, la marea traía suficientes peces muertos como para que los carnívoros se alimentaran, mientras que las costas eran tan fértiles que había abundantes plantas para todos.

Como consecuencia de tal conglomeración de especies, en la actualidad nos quedamos con un espacio lleno de huellas de esos dinosaurios “jóvenes” que se convirtieron los últimos en pisar las playas de Gran Bretaña.

Luego de ellos, cientos de millones de años se encargaron de preservar sus marcas en los sedimentos, que fueron descubiertos por primera vez en el 2011. Sin embargo, las excavaciones y estudios se extendieron durante casi una década. Todo debido a la gran cantidad de huellas que se siguieron descubriendo a medida que el proyecto arqueológico se llevaba a cabo.

Referencia:

The youngest dinosaur footprints from England and their palaeoenvironmental implications: https://doi.org/10.1016/j.pgeola.2021.04.005

Escribir un comentario