Durante el confinamiento provocado por la pandemia del COVID-19, las apps de delivery se incrementaron considerablemente. Pero, en un nuevo escenario donde muchas personas se han vacunado y hay mayor flexibilidad (en Estados Unidos), ¿cómo sobrevivirán estas aplicaciones?

Según el profesor de negocios en la Universidad Emory, Daniel McCarthy, “las aplicaciones definitivamente mantendrán algunas de las ganancias. La pregunta es cuánto”. Ciertamente, es una interrogante difícil de responder. Sobre todo, porque antes de la pandemia los economistas “proyectaban una desaceleración en el crecimiento de las aplicaciones de entrega de alimentos en 2020. En cambio, crecieron un 122%”.

En un mercado saturado, las apps de delivery lograron colarse

Ilustración de una persona haciendo delivery

McCarthy señala que las nuevas aplicaciones de servicios de entrega rápida lograron colarse en un mercado “bastante saturado antes de la pandemia”. Todo ello, porque las empresas lograron captar la atención de nuevos usuarios. Incluso, a medida que el confinamiento se extendía, las personas realizan más y más pedidos.

En estos casos, las empresas debieron reajustar sus precios para cubrir los gastos del personal de entregas. Ahora bien, en un escenario postpandemia, ¿los servicios de entrega seguirán manteniéndose a flote? ¿Las personas optarán por servicios a domicilio o preferirán salir a disfrutar de la libertad que tanto añoraban?

Los servicios delivery se ha ralentizado

De acuerdo el estudio de McCarthy, la adopción de estas aplicaciones se ha ralentizado, al mismo tiempo que, el número de reservas en restaurantes de Estados Unidos se incrementa. De hecho, el porcentaje “de reservas fue un 46% más alto en abril de 2021 que en abril de 2019”, según el sitio de reseñas Yelp. Eso significa que las personas están retomando su vida normal.

Ahora bien, ¿qué están haciendo las plataformas de delivery para mantenerse a flote? Para sobrevivir, estas aplicaciones se están adentrando en el comercio electrónico, pero de una forma más amplia. Eso significa que ya no se limitarán a simples entregas, sino que están agregando nuevas verticales “a través de los cuales los clientes pueden recibir alcohol, comestibles” y hasta artículos de tocador.

En ese sentido, las plataformas de entrega rápida están apostando por una colaboración vertical, donde participen cliente, comerciante y proveedor. De esa manera, pretenden mejorar los tiempos de entrega y mejorar el servicio.

Ciertamente la propuesta es muy buena, pero ¿será suficiente?

Escribir un comentario