En 2011, los científicos del Museo de Historia Natural de Francia descubrieron una extraña y aparentemente única criatura marina en las profundidades del suroeste del Océano Pacífico. Se trataba de una especie de estrella con ocho brazos cubiertos de anzuelos y espinas, los cuales emergen de una región central en la que se ubican dientes temerarios.

Las estrellas de mar suelen parecer inofensivas, pero esta prima lejana ha deleitado a los científicos por su peculiaridad. En un artículo publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B, explican qué es lo que la hace a este animal marino tan especial y único.

Ophiojura, una estrella marina quebradiza

El equipo del museo la descubrió mientras navegaba por cima de un monte submarino aislado llamado Banc Durand, ubicado a 500 metros por debajo de las olas y a 200 kilómetros al este de Nueva Caledonia.

En su artículo en The Conversation, Tim O’Hara, un experto en animales de aguas profundas, dijo que, al verla por primera vez en 2015, supo de inmediato que se trataba de un animal marino único.

Estructura 3D de Ophiojura en blanco y negro.
Estructura 3D de Ophiojura.

La criatura ha recibido el nombre de Ophiojura, y se ha descrito como un tipo de estrella de mar quebradiza con brazos en forma de serpiente, cada uno de los cuales mide 10 centímetros. Además, tiene preferencia por las profundidades marinas, no solo del Océano Pacífico, sino de todo el mundo.

Pero, sin lugar a dudas, uno de sus rasgos más impresionantes son sus dientes, que forman filas que recubren cada mandíbula en su centro. Y sí, es probable que luzcan tan amenazantes porque en realidad lo son, ya que con ellos podría atrapar y destrozar a sus presas.

Lo que hace único a este animal marino

Los análisis genéticos realizados a la criatura han revelado la verdadera razón por la que se considera excepcional. Tras comparar su ADN con el de una extensa variedad de especies marinas diferentes y descubrieron que se trata de la última especie conocida de un linaje muy antiguo, tan antiguo como los celacantos y las tuátaras.

Su antepasado común más cercano probablemente vivió durante el período Triásico o Jurásico temprano, momento en el cual los dinosaurios apenas empezaban a hacerse espacio en la Tierra. Ophiojura está a 180 millones de años de evolución respecto a sus parientes vivos más cercanos.

De hecho, los científicos encontraron también pequeños huesos fósiles similares a esta especie en rocas del norte de Francia que datan de hace 180 millones de años. Con ello, confirmaron una vez más que se trata de criatura marina antigua.

Paleoendémica, el mejor adjetivo para describir una especie marina única

Siento tan antigua, los científicos se acostumbraron a llamarla “fósil viviente”, pero en realidad el término no es el más adecuado. Por ello, cambiaron el adjetivo por “paleoendémico”, que hace referencia a una rama de la vida que estuvo muy extendida en el pasado pero ahora solo habita pequeñas áreas. Este también sirve para referirse a una especie que parece muy solitaria.

Cabe destacar que el paleoendemismo es habitual en los montes submarinos presentes en aguas tropicales entre 200 metros y 1000 metros de profundidad. Aunque la nueva especie es del suroeste del Pacífico, los montes submarinos se encuentran en todo el mundo y alojan reliquias de vida marina de gran interés para la ciencia.

Referencia:

Relict from the Jurassic: new family of brittle-stars from a New Caledonian seamount. https://royalsocietypublishing.org/doi/10.1098/rspb.2021.0684

Escribir un comentario