Si bien la marihuana ha mostrado ser eficaz como tratamiento para ciertas dolencias, aún hay mucha incertidumbre sobre los efectos que puede tener a largo plazo. Recientemente, los investigadores publicaron un estudio interesante que muestra que el consumo temprano del cannabis parece ocasionar cambios acelerados en el cerebro de los adolescentes.

Los autores se refieren a este como el el “mayor estudio longitudinal de neuroimagen sobre el consumo de cannabis hasta la fecha”. Pero lo más importante es que el informe, publicado en JAMA Psychiatry, deja evidencia circunstancial de que el cannabis sí puede intervenir en el desarrollo cerebral juvenil.

Incertidumbre sobre los riesgos y beneficios del cannabis

Mano sosteniendo una planta de cannabis.

A pesar de ilegalidad previa, la marihuana se ha convertido en una las drogas más populares en los últimos años, en parte, por su potencial medicinal. El problema es que este beneficio no siempre compensa los riesgos, y menos si se usa de forma indiscriminada o con fines recreativos.

Aunque las legislaciones han comenzado a permitir el uso de la sustancia, los médicos, incluso aquellos que reconocen sus propiedades benéficas, saben muy bien que aún hay mucho por investigar. Recordemos que muchos de los medicamentos aprobados hasta ahora también conllevan efectos secundarios dignos de atención.

Respecto al uso del cannabis, una de las principales preocupaciones es el efecto que puede tener sobre el cerebro de las personas, y en especial, de los adolescentes. Y es que es esta etapa en la que se ha observado que inicia el consumo de la sustancia, que muchas veces se extiende hasta la adultez.

Consumo temprano de cannabis parece causar cambios en el cerebro

Lamentablemente, aunque el consumo de cannabis es muy común entre los adolescentes, aún es poco lo que se sabe sobre sus efectos en el cerebro. En parte, debido a las legislaciones previas que la prohibían, los científicos han tenido oportunidades muy limitadas para estudiar su impacto.

Ahora que las leyes empiezan a ablandarse, hay muy incertidumbre sobre lo que podríamos ver en el futuro. No obstante, existe cierta evidencia parte de los efectos potenciales de esta droga.

Algunos estudios muestran un vínculo entre el consumo temprano de cannabis y la alteración del volumen de ciertas partes del cerebro, lo que parece también influir en la capacidad de toma de decisiones. Mientras que otros afirman que la planta puede moderar la esquizofrenia en individuos que tienen riesgo genético.

Y aunque esto parezca muy bueno, dichas investigaciones arrastraron varios desperfectos que limitan la credibilidad de sus resultados. Por ejemplo, un tamaño muy pequeño de la muestra, o el estudio de los “cambios” en tan solo un punto, sin usar un punto previo o posterior de referencia.

Adelgazamiento del cerebro durante la adolescencia

Es importante destacar que la adolescencia es un proceso crucial en la vida de un ser humano, y en especial, para el desarrollo del cerebro. Al inicio, las capas externas del cerebro empiezan a reducir su grosor, eliminando sinapsis previas y dando lugar a más espacio para nuevas conexiones.

El proceso es natural y común, pero requiere avanzar a su ritmo, sin modificaciones. Sin embargo, los estudios en ratas han mostrado que la exposición prolongada al cannabis reduce su comportamiento social y derrumba su motivación; de manera similar, modelos como los monos muestran problemas de memoria. Es probable que el cannabis juegue un papel en la aceleración del adelgazamiento cortical y, por tanto, de efectos nocivos como los mencionados.

Áreas del cerebro que sufren más cambios durante la adolescencia y que también cambiaron tras el consumo de cannabis.
Las áreas del cerebro que más cambian en la adolescencia experimentaron un adelgazamiento después del consumo de marihuana. Crédito: JAMA Psychiatry.

Conscientes de ello, y de los vacíos en torno al tema los científicos decidieron explorar más a fondo estos aparentes vínculos. Para ello, usaron resonancia magnética en un nuevo trabajo para monitorear los cambios en el cerebro de adolescentes consumidores de cannabis entre los 14 y 18 años de edad.

El equipo usó información de 799 estudiantes de países europeos que nunca habían probado cannabis, y les tomaron resonancias magnéticas a fin de determinar su grosor cortical.

Cinco años después, les preguntaron cuántas veces habían consumido cannabis en dicho período, y volvieron a hacer escaneos cerebrales con el mismo fin de los primeros. Durante el período de estudio, cerca de la mitad de los estudiantes probó cannabis, mientras que la otra mitad no lo hizo nunca.

Adelgazamiento cortical acelerado en los adolescentes consumidores de cannabis

La comparación tanto de los cerebros antes y después del consumo y no consumo de marihuana sugirió “algún tipo de efecto en este proceso de neuro-maduración”. Los investigadores descubrieron que mientras más cannabis consumieron los adolescentes durante esos cinco años, más rápido se habían adelgazado las cortezas de su cerebro.

Cabe destacar que las áreas cerebrales que mostraron adelgazamiento coincidían con las más propensas a cambios durante la adolescencia, es decir, las más “plásticas”. Además, los estudiantes que consumieron la sustancia mostraron un adelgazamiento relacionado con una mayor impulsividad.

La evidencia parece muy sugerente, pero aún hay muchas cosas que aclarar, como los mecanismos a través de los cuales actúan los componentes de la droga para causar el adelgazamiento cortical acelerado. Los científicos extenderán su trabajo para examinar el cerebro de los adolescentes a los 23 años para confirmar o descartar más cambios asociados al cannabis.

Referencia:

Association of Cannabis Use During Adolescence With Neurodevelopment. https://jamanetwork.com/journals/jamapsychiatry/fullarticle/2781289

Escribir un comentario