El sapo pata de espada, que en realidad es una rana, se consideraba uno de los más raros del estado estadounidense Rhode Island, pero un nuevo estudio desafía esta idea. Después de aplicar una metodología poco común, los investigadores de la Universidad de Rhode Island notaron que en realidad no son tan difíciles de encontrar.

50 avistamientos de sapos pata de espada en 70 años

Los sapos pata de espada se han considerado durante mucho tiempo una especie muy reservada. Los estudios en torno a ellas habían estipulado que prácticamente la única forma de encontrarlas era durante sus períodos de reproducción anuales, que duraban de una dos noches lluviosas. No conforme con ello, esta rara rana puede pasar varios años sin reproducirse, lo que parecía hacer aún más difíciles sus avistamientos.

De hecho, en un período de 70 años, los científicos reportaron apenas 50 avistamientos de sapos pata de espada. Pero después de ello, algunos observadores de Rhode Island empezaron a verlas con más frecuencia, y en tan solo 10 noches de verano, observaron 42 individuos en el estado.

Los hallazgos fueron totalmente inconsistentes con los reportes anteriores, lo que dio lugar a una investigación dirigida a aclarar la historia de esta especie. ¿Son estas ranas tan raras como habían sugerido los herpetólogos y estudios previos?

Un foco para detectar el brillo de los ojos de las ranas “más raras” de Rhode Island

Para llegar al fondo de ello, aplicaron una metodología simple, pero poco usada. Durante una exploración de anfibios en el Parque Histórico Nacional Colonial en Virginia realizada entre 2015 y 2017, usaron un foco en la noche para detectar el brillo de los ojos de los animales. También se aseguraron de que no fueran detecciones erradas capturando a cada individuo en su camino a modo de encuestas.

Bajo esta metodología, los investigadores encontraron más de 3,000 de estas ranas, incluso durante las noches secas, y con ello confirmaron que en realidad no eran tan raras como se pensaba.

Estos resultados desafiaron por completo todo lo establecido en la literatura científica sobre esta especie, con la excepción de estudios recientes en Massachusetts y Connecticut. La conclusión fue que estas ranas no salen solo cuando el clima es favorable, sino que están muy presentes en el ecosistema y son visibles usando los métodos adecuados.

“Los pies de espadas se encuentran en el extremo norte de su área de distribución en Rhode Island y son increíblemente raros allí”, Anne Devan-Song, coautora del estudio. “No puedes simplemente conducir de noche y escucharlos, y hay pocas posibilidades de encontrarlos por casualidad. Y, sin embargo, con solo un poco de esfuerzo de atención, puedes encontrarlos”.

“La percepción es que son difíciles de detectar en grandes cantidades fuera de las condiciones climáticas lluviosas, pero me tropezaba con ellos en todos los lugares a los que fui en este sitio en particular, incluso en años de sequía cuando no estaba cerca de un estanque de reproducción conocido”.

Nuevos hallazgos sobre la estructura social de los sapos pata de espada

Pero, ¿por qué esta percepción errada se mantuvo durante tanto tiempo? ¿Por qué eran difíciles de observar antes? Los autores creen que haberse limitado a buscarlas solo durante las noches lluviosas o cerca de los estanques redujera la posibilidad de verlas durante décadas.

Ahora es probable que destrucción de este mito de lugar a nuevos hallazgos sobre los sapos pata de espada. Por ejemplo, se creía también que eran solitarias y de poca interacción con otras a menos que sea época de reproducción, pero ahora se cree que su estructura social es mucho más compleja en realidad.

Referencia:

Confirmation Bias Perpetuates Century-Old Ecological Misconception: Evidence Against ‘Secretive’ Behavior of Eastern Spadefoots. https://bioone.org/journals/journal-of-herpetology/volume-55/issue-2/20-044/Confirmation-Bias-Perpetuates-Century-Old-Ecological-Misconception–Evidence-Against/10.1670/20-044.short

Escribir un comentario