Como bien sabemos, el alcohol es una sustancia que puede causar dependencia y problemas de salud en las personas. Pero, a diferencia de muchas drogas, él sí está legalizado, lo que abre el camino para que muchos lo consuman sin pensar en las posibles consecuencias. Ahora, han creado un nuevo método que podría ayudar a disminuir el consumo de alcohol de forma generalizada.

La investigación que ha llevado a tal descubrimiento se publicó recientemente en la revista científica Addictive Behaviors. En general, es bien sabido que el consumo de alcohol puede producir desde problemas digestivos y cardiacos hasta un aumento en el riesgo de desarrollar demencia, cáncer o tener una muerte prematura.

A pesar de todos esos contras, la mayoría de los consumidores de alcohol no pasan mucho tiempo considerándolos. Con el método recientemente propuesto, tal situación podría cambiar. Algo que ayudaría a las personas a estar más conscientes de lo que ingresan a su cuerpo y de qué forma podría afectarlas –así como qué hacer para prevenirlo–.

Asociar el alcohol con el cáncer ayuda a reducir su ingesta

Con la finalidad de llegar al método más efectivo, los investigadores contaron con una muestra lo más diversa posible de ciudadanos australianos. Cada uno de ellos tenía que completar tres entrevistas realizadas a lo largo de 6 semanas.

En primer lugar, todos verían diferentes mezclas de mensajes preventivos contra el consumo de alcohol. Algunos solo darían información sobre los riesgos, otros pedirían a los bebedores que trataran de consumir solo un tipo de bebida durante sus salidas y otros asociarían la ingesta de alcohol de forma directa al riesgo de desarrollar cáncer.

Copas bebidas alcohólicas.
Vía Pixnio.

La primera encuesta fue respondida por 7.995 personas. La segunda –a las tres semanas– por 4.588 y la tercera –a las seis– por 2.687. A pesar de que los números disminuyeron con el tiempo, los datos obtenidos fueron lo suficientemente representativos para mostrar que la asociación del alcohol con el cáncer fue el único mensaje que pareció influir significativamente para reducir su ingesta durante las salidas sociales.

Contar las bebidas también fue crucial

“Descubrimos que combinar información sobre el alcohol y el cáncer con una acción práctica particular, contar sus bebidas, resultó en que los bebedores redujeran la cantidad de alcohol que consumían”, declaró Simone Pettigrew, economista y psicóloga del Instituto George para la Salud Global, quien participó en el estudio.

El último punto, que habla sobre incluir una forma clara de accionar, hace referencia a la relación directa que se hizo entre el número de tragos y el riesgo de tener cáncer. Por un lado, alternativas como tomar un solo tipo de bebida ayudó a las personas a reducir un poco su consumo de alcohol. Pero, solo el método anterior se mostró tanto efectivo como sostenible en el tiempo.

En otras palabras, el mensaje enviado a través de dicha combinación no solo funcionó para hacer un cambio momentáneo. De hecho, fue lo suficientemente fuerte como para permanecer en la mente de las personas e influir en su comportamiento hasta 6 semanas después de haber sido expuestas a él.

En resumen…

La idea de los investigadores es desarrollar un enfoque no solo explique “por qué” reducir la ingesta de alcohol es importante, sino “cómo” hacerlo. Para ello, se contaría con las campañas ya mencionadas. Unas que no solo relacionarían el consumo de alcohol con el cáncer, sino que darían una medida clara de cómo él se traduce en un número determinado de tragos.

De esa forma, las personas podrían ser mucho más conscientes a la hora de beber durante sus salidas. Todo porque tendrían en la mente un límite claro de cuánto podría llegar a ser “demasiado”.

Igualmente, investigaciones previas de otros autores han comprobado que incluso la ingesta moderada de alcohol puede producir problemas de salud. Sin embargo, tomando en cuenta que es más difícil erradicar por completo la costumbre que al menos controlarla, la idea de que la gente como mínimo modere su consumo podría ser un paso en la dirección correcta.

Referencia:

A randomized controlled trial of the effectiveness of combinations of ‘why to reduce’ and ‘how to reduce’ alcohol harm-reduction communications: https://doi.org/10.1016/j.addbeh.2021.107004

Escribir un comentario