El cosmos es un espacio extenso que la humanidad apenas está comenzando a conocer. Son muchas más cosas las que no sabemos sobre lo que rodea nuestro mundo, que lo que realmente entendemos de él. Debido a ello, hallazgos como el llamado “arco gigante” de galaxias, ha pasado rápido a ser otro de los misterios de nuestro universo.

Según se sabe, el gran arco aparentemente une galaxias y se extiende por más de 3.300 millones de años luz a través de todo el cosmos. En otras palabras, ocupa aproximadamente una decimoquinta parte de lo que es el universo observable, que se estima en unos 93.000 millones de años luz.

El descubrimiento de tal estructura espacial, contra todo pronóstico, se dio prácticamente por accidente, mientras se buscaba obtener información de la distribución en “micro” de las nubes de polvo y gas espacial.

¿Afortunado accidente?

Según narra Alexia López, quien hizo el primer avistamiento del Argo Gigante del universo, todo se dio por la aparición de un extraño “patrón” que llamó su atención. La candidata a un doctorado en cosmología se encontraba analizando las señales dejadas por la interacción de la luz de los cuásares con su alrededor para determinar la localización del gas y polvo espacial.

Sin embargo, mientras más nubes organizaba, más veía cómo poco a poco comenzaba a formarse una estructura similar a un arco en el mapa que estaba creando. Fue entonces cuando la candidata se dirigió a quien fuera su asesora de doctora, Roger Clowes, para discutir sus hallazgos.

Para poder determinar que el Arco Gigante de nuestro universo realmente existía –que no era una falla de los datos– las investigadoras llevaron a cabo dos comprobaciones estadísticas distintas. Pero, incluso con la revisión adicional, sus datos arrojaban solo un 0,0003% de posibilidad de que la gran estructura no existiera.

Representación del arco gigante que se extiende por gran parte de nuestro universo.
Crédito: Alexia Lopez/UCLan.

Finalmente, tanto la profesora como la estudiante de la Universidad de Central Lancashire concordaron en que, en efecto, el gran patrón descubierto por López era una nueva mega estructura en el cosmos. Una que se ubicaba a aproximadamente 9.200 millones de años luz de distancia de la Tierra.

El Arco Gigante de galaxias no debería existir en nuestro universo… pero ahí está

Gracias a los esfuerzos de López y Clowes, ahora sabemos que el Arco Gigante del universo realmente existe. Por ello, ya podemos sumarlo a otras súper estructuras estelares como la Gran Muralla Sloan y la Muralla del Polo Sur, que habían sido descubiertas con anterioridad. Del trío, la recién llegada ha mostrado ser la más grande.

Sin embargo, tener pruebas de su existencia no implica que la ciencia no tenga sus objeciones contra ella. Ya que, la aparición de otra de estas estructuras nuevamente entra en disonancia con el principio cosmológico, que indica que –a gran escala– los componentes del universo deberían estar distribuidos homogéneamente.

El hecho de que grandes conglomerados de galaxias, polvo estelar, gases y demás se condensen en diferentes partes del cosmos entra en directo conflicto con el principio ya mencionado. Por lo que, el haber encontrado a un gigante más puede dejar a la ciencia preguntándose qué tanto es lo que realmente sabe sobre el cosmos.

¿Es hora repensar cómo entendemos al universo?

Aún es muy pronto para decirlo. El hallazgo del Arco Gigante no es lo primero en disputar la viabilidad del principio cosmológico el universo. De hecho, en mayo también se publicó un estudio aparte que abordaba la posibilidad de que el universo a gran escala fuera más un “patrón” que una formación homogénea.

Sin embargo, al igual que en la situación con el Arco Gigante, lo propuesto en dicho estudio sigue siendo muy nuevo como para poder adoptarlo por completo y hacer cambios estructurales a nuestro conocimiento del universo y sus leyes.

Por ahora, el principio cosmológico se mantiene como la base de nuestro modelo estándar del universo. Sin embargo, cada vez cabe más espacio para pensar que, tal vez en un futuro, cuando seamos capaces de obtener más información sobre el cosmos, nuestra percepción sobre él y sus normas irremediablemente tenga que cambiar.

Referencia:

111.01. A Giant Arc On The Sky: https://www.abstractsonline.com/pp8/#!/9363/presentation/874

Escribir un comentario