Ilustración de un sitio de comercio antiguo.
Vía cinemagraphcollection.com

La historia del comercio de larga distancia entre civilizaciones pasadas podría cambiar gracias al descubrimiento de un antiguo sello en Israel. Según parece, la reliquia se podría convertir en la primera prueba de intercambios mercantiles entre grandes territorios durante las épocas antiguas.

Con el nuevo conocimiento, vendría un entendimiento más detallado de la forma en la que nuestros ancestros evolucionaron como sociedad hasta convertirnos en lo que somos ahora. Algo que implicaría el entender que el comercio de intercambio se había instaurado entre grandes sociedad incluso antes que otros elementos vitales como la escritura.

¿Por qué el descubrimiento es relevante para la historia del comercio de larga distancia?

El descubrimiento fue realizado por los investigadores Michael Freikman, David Ben-Shlomo y Yosef Garfinkel. Las excavaciones que trajeron de vuelta a la luz dicho sello se dieron entre el 2006 y el 2007, pero solo ahora se ha analizado el detalle que lo hace único.

En primera instancia, el sello antiguo que podría marcar una era ignorada del comercio de larga distancia fue encontrado con otros 150 ejemplares. No obstante, de entre todos ellos, solo  él tenía marcas geométricas que lo mostraban como una señal de identificación aparte.

Una vez delimitada dicha diferencia, el equipo presentó su hallazgo en la revista científica Levant. Según los análisis posteriores, se observó que el sello podría tener al menos unos 7 mil años de antigüedad, lo que podría retroceder miles de años la fecha del más antiguo vestigio de comercio a larga distancia que se tenía, hasta ahora.

¿Cambiará la historia?

Según The Jerusalem Post, las dos formas geométricas encontradas en el sello antiguo lo hacen un hallazgo único en Tel Tsaf, una aldea prehistórica ubicada en el valle de Beit She’an, Israel. Por lo que se sabe, los sellos marcados que se habían encontrado hasta la fecha ya tenían nombres grabados o alusiones bíblicas en ellos.

Sin embargo, por lo general, dichos elementos tendían a rondar los 2.600 años de antigüedad. Por lo que, por un lado muestran pertenecen a una época totalmente distinta y, por el otro, son pruebas de civilizaciones que comerciaban y ya habían desarrollado la escritura.

Foto del antiguo sello que podría ser la prueba de la manifestación del comercio de larga distancia
Crédito: Vladimir Nichen.

Ahora, el sello antiguo recién descubierto nos habla de una civilización que trató con el comercio a larga distancia incluso antes de desarrollar la escritura. Con él, tenemos apenas una primera evidencia de dicha situación.

Pero, ella es suficiente como para despertar la chispa de la curiosidad científica e impulsar futuras investigaciones en el campo. Todo con la finalidad de desenterrar por completo la verdadera historia que se encuentra detrás de un aparentemente simple, pero significativo, sello.

Entonces… ¿qué tan viejo es el comercio a larga distancia?

En la actualidad, las empresas de envíos usan empaques especiales, papeles sellantes y otros elementos para asegurar que sus paquetes lleguen a su destino sin ser alterados. Según lo que parece, los hombres de la antigüedad también tenían métodos parecidos.

El descubrimiento del sello y sus formas geométricas además no solo nos hablan de una forma de sellar empaques y asegurarse de que no se abrieran en el camino. Después de todo, ello lo podría realizar cualquiera de los otros 150 sellos que no tenían una identificación directa.

Pero, el hecho de que también tuviera un patrón identificador habla de que el sello también se usó como una señalización de pertenencia. En otras palabras, los cargamentos que lo tuvieran no solo eran “de cualquiera”, sino que tenían un dueño claro y visible a través de la marca de propiedad.

Ya con el par de detalles anteriores, se determinó que el sello era un claro vestigio del comercio en la aldea prehistórica. Pero… ¿cómo determinaron que los intercambios mercantiles eran a larga distancia?

Sencillo, por el material del sello. Según parece, la arcilla de la que está hecho no pertenece directamente a la aldea en la que se lo encontró. De hecho, sugiere que su manufactura debió ser al menos a 10 kilómetros de distancia de ella.

“En este mismo sitio, tenemos evidencia de contacto con pueblos de Mesopotamia, Turquía, Egipto y el Cáucaso. (…) No hay ningún sitio prehistórico en el Medio Oriente que revele evidencia de un comercio a larga distancia de artículos exóticos como lo que encontramos en este sitio en particular”, añadió Garfinkel.

Referencia:

A stamped sealing from Middle Chalcolithic Tel Tsaf: implications for the rise of administrative practices in the Levant: https://doi.org/10.1080/00758914.2021.1923906