Hombre de piel oscura sosteniendo un globo inflado con gas y emitiendo una risa.

Dicen que el remedio para la tristeza y un ingrediente clave para gozar de buena salud física y mental es la risa, y al parecer esta creencia tiene mucha base científica. Una nueva investigación ha revelado que el óxido nitroso, también conocido como gas de la risa, es una opción prometedora como tratamiento para la risa.

Un ensayo clínico fase II concluyó que la inhalación de este compuesto gaseoso en dosis bajas puede reducir los síntomas de depresión de las personas durante las siguientes dos semanas.

Óxido nitroso, un anestésico popular y también “gas de la risa”

El óxido nitroso es un gas incoloro con un olor dulce y ligeramente tóxico, comúnmente utilizado como anestésicos en los hospitales. Es tan versátil que incluso se permite su uso paramédico e incluso en cirugías dentales.

Y, aunque se habla poco de ello, el óxido nitroso es un compuesto que ha demostrado ser eficaz para estimular el estado de ánimo e incluso aliviar el dolor; por ello, se le ha denominado “gas de la risa”. Por ello no debería extrañar que esté disponible también en forma de cápsulas para uso recreativo, aunque de forma ilegal.

Los estudios indican que el gas actúa bloqueando ciertas moléculas en las células nerviosas llamadas receptores de N-metil-D-aspartato (NMDA). Este es el mismo efecto que generan otros anestésicos como la ketamina, que curiosamente también puede inhibir los síntomas de depresión.

El gas de la risa funciona como tratamiento contra la depresión

Sin embargo, los mecanismos subyacentes para el efecto terapéutico antidepresivo en estos compuestos aún no se comprenden del todo. A medida que empezó a surgir más información sobre el potencial de la ketamina, los investigadores se interesaron por determinar si el óxido nitroso era tan potente como la ketamina y estimar sus riesgos.

Para 2014, los investigadores descubrieron que inhalar óxido nitroso durante una hora era suficiente para reducir los síntomas de depresión hasta por un día. Estas pruebas se realizaron en personas con el trastorno que no habían mostrado mejoría tras recibir los medicamentos antidepresivos de primera línea. Con ello, el siguiente paso sería buscar una forma en que el efecto del gas de la risa fuera más duradero.

Dosis bajas son igual de efectivas que la estándar y causan menos efectos adversos

En su último trabajo, usaron de nuevo perfiles con problemas de depresión y resistencia al tratamiento estándar para explorar la durabilidad del efecto del gas de la risa. Los experimentos se centraron en comparar la dosis de óxido nitroso completa y la mitad de esta con una mezcla de placebo compuesta por aire y oxígeno en 24 pacientes. Para ello, administraron una dosis al mes durante un período de tres meses.

Como era de esperar, en ambos casos de uso del gas de la risa sirvió para tratar la depresión. A las dos semanas, el tratamiento de media dosis logró reducir los síntomas en un promedio de cinco puntos en una escala de calificación de depresión de uso común, en comparación con el placebo.

Mujer con una sonrisa en su rostro sosteniendo un una figura con labios rojos sonriendo.

De manera similar, el tratamiento de dosis completa de óxido nitroso redujo la depresión de los pacientes, superando el efecto de la media dosis solo un poco, pero esto también implicó mayores efectos posteriores. Los investigadores creen que la diferencia fue tan mínima que pudo haber sido una casualidad, aunque eso debería confirmarse en investigaciones futuras.

Pero, ya que el gas de la risa puede tener efectos adversos significativos, como náuseas, mareos y dolores de cabeza, este hallazgo resulta muy significativo. En definitiva, no sería necesario aumentar la dosis para obtener los beneficios del gas de la risa sobre la depresión, lo que implicaría, a su vez, un costo de efectos secundarios menor.

Y aunque aún no está claro cómo es que los receptores NMDA cambian el estado de ánimo de las personas, podríamos ver este tratamiento como un interruptor. Ahora lo importante será determinar cómo mantenerlo en encendido.

Referencia:

A phase 2 trial of inhaled nitrous oxide for treatment-resistant major depression. https://stm.sciencemag.org/content/13/597/eabe1376