Un hombre pensativo pegado a una ventana
Vía: Pixabay

Los smartphones ofrecen una gama de funcionalidades que facilitan muchos aspectos de nuestras vidas, pero a nivel psicológico, ¿cómo podrían ayudarnos a combatir la depresión? La pregunta surge en medio de una crisis mundial provocada por la COVID-19 donde las emociones están a flor de piel.

Para dar con una respuesta, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego han compartido un estudio donde explican cómo se puede medir la “función cerebral, la cognición y los factores de estilo de vida” de una persona a través de dispositivos inteligentes como teléfonos y relojes.

Los investigadores utilizaron aplicaciones para obtener métricas de salud de los participantes

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores sometieron a 14 personas con depresión a una serie de pruebas. En estas, usaron aplicaciones móviles para obtener métricas de sueño, dieta, estrés y un conjunto de variables relacionadas con sus respectivos estilos de vida. Esos parámetros se combinaron con “evaluaciones cognitivas y electroencefalografía” para registrar su actividad cerebral.

Al respecto, el autor principal del estudio y profesor asistente en el Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de UC San Diego, Jyoti Mishra, expresa:

“Nuestro estudio muestra que podemos usar la tecnología y las herramientas que están fácilmente disponibles, como las aplicaciones para teléfonos celulares, para recopilar información de personas con depresión o en riesgo de padecerla, sin una carga significativa para ellos, y luego aprovechar esa información para diseñar planes de tratamiento personalizados”.

Mishra sostiene que la depresión es un trastorno mental “multifacético”, es decir, que afecta de diferentes maneras a las personas. Por tanto, se debe abordar de forma personalizada ya sea mediante terapia profesional, más actividad física o “una combinación de enfoques”.

En caso de depresión, los smartphones pueden ayudar a los médicos a ofrecer un mejor tratamiento

Una chica usando un teléfono

Los dispositivos móviles en combinación con los relojes inteligentes pueden ayudar a las pacientes a conocer cuáles conductas específicas pueden alimentar su depresión. Además de facilitar el diagnóstico y tratamiento de los médicos.

“Nuestros hallazgos podrían tener implicaciones más amplias que la depresión. Cualquiera que busque un mayor bienestar podría beneficiarse de los conocimientos cuantificados a partir de sus propios datos. Si no sé qué está mal, ¿cómo sé cómo sentirme mejor?”, dijo Mishra.

Pero, ¿los smartphones realmente pueden ayudar a predecir la depresión?

Con base en lo descrito anteriormente, sí. Sin embargo, hay estudios que lo ponen en duda. Una investigación compartida por la Universidad de Arizona sugiere que los adolescentes adictos a sus teléfonos celulares tienden a mostrar signos de depresión. Y, que además el tiempo de pantalla puede afectar negativamente sus horas sueño, lo que provoca depresión, ansiedad y mal comportamiento.

Si bien no se ha demostrado una relación directa entre los teléfonos y los trastornos mentales, los investigadores indican que la luz azul de los teléfonos “puede suprimir la melatonina, una hormona que ayuda a controlar su ciclo natural de sueño”. En ese sentido, recomiendan dejar de usar dispositivos electrónicos por lo menos media hora antes de dormir.

Ahora bien, ¿los smartphones sirven para ayudarnos a combatir o fomentar la depresión? Depende del uso que se les dé.