Prueba de sangre para determinar quiénes han recibido la vacuna contra el COVID-19.
Vía Pixabay.

A medida que las vacunaciones contra el coronavirus se extienden por el mundo, son cada vez más los locales y espacios que se abren para las personas. No obstante, estamos lejos de poder aventurarnos en ellos sin ningún tipo de cuidados o controles. De allí que iniciativas como la prueba de sangre que detecta en minutos quién tiene la vacuna contra el COVID-19 se estén volviendo nuestras mejores aliadas.

La idea nació del trabajo colaborativo de Robert L. Kruse, Yuting Huang, Alyssa Lee, Xianming Zhu, Ruchee Shrestha, Oliver Laeyendecker, Kirsten Littlefield, Andy Pekosz, Evan M. Bloch, Aaron A.R. Tobian y Zack Z. Wang. El equipo desarrolló por su cuenta una prueba de sangre que podría ser capaz de darnos información sobre nuestra inmunidad más rápido que cualquier otro test actualmente disponible.

Por ahora, la investigación que valida a la prueba se ha publicado como una preimpresión en MedRxiv. Para que sea aceptada en el mundo de la ciencia, aún debe pasar por una revisión hecha por los pares. Pero, mientras tanto, aún podemos mencionar lo que prueba de sangre promete y lo que implicaría que fuera aceptada.

Nueva prueba de sangre detecta quién recibió la vacuna en solo minutos

La prueba de sangre que proponen los investigadores podría ser la alternativa perfecta para identificar quién ha recibido la vacuna contra el COVID-19 en espacios públicos. Ella solo requiere de una pequeña gota de sangre sacada del dedo.

Luego de tomar la muestra, le bastan 5 minutos para hacer la evaluación de su contenido. Algo que sucede de forma similar a otras pruebas de sangre fugaces que existen para detectar anomalías sanguíneas. Según los investigadores, la exactitud de las prueba de sangre incluso supera a los test de flujo lateral que actualmente su usan para detectar anticuerpos.

La prueba de sangre es tan efectiva como veloz

Para su primer intento, el test de sangre se puso a prueba con 400 muestras de personas, la mitad de ellas habían recibido la vacuna contra el COVID-19. Al final, la prueba candidata fue capaz de identificar a los individuos vacunados en el 87,5% de las veces.

Prueba de sangre sobre fondo blanco.
Vía Flickr.

En otras palabras, consiguió mostrar una efectividad incluso mayor a la de las pruebas ELISA. Actualmente, son ellas las que se utilizan en los hospitales y centros de atención médica. Sin embargo, requieren de horas para poder dar un resultado que la nueva candidata ofrece en minutos.

Todo su éxito se lo debe al uso de la hemaglutinación. En resumen, se trata de la medición del grado de aglutinación de los glóbulos rojos, ya que en él se revela la concentración de anticuerpos.

Mientras más aglutinados estén, mayor será el nivel de protección contra el COVID-19, ya que habrá más anticuerpos preparados para luchar contra él. Esa información, a la larga, no solo ayudará a saber qué personas tienen la vacuna contra el COVID-19, sino también a determinar, a largo plazo, quién aún está bien y quién podría requerir un refuerzo.

Referencia:

A hemagglutination-based, semi-quantitative test for point-of-care determination of SARS-CoV-2 antibody levels: https://doi.org/10.1101/2021.05.01.21256452